España presenta un plan pionero para continuar con su nivel de donaciones

La ONT pretende optimizar los recursos de los hospitales para mantener la sanidad nacional como líder mundial en este campo


Adaptarse a las nuevas circunstancias. Con esta premisa, en el 2008, cuando el número de donaciones aún aumentaba en España y antes del bajón experimentado en el 2010, la Organización Nacional de Trasplantes puso en marcha un plan para optimizar los recursos de los hospitales y mantener a España como líder mundial de trasplantes, puesto de privilegio que viene ocupando desde hace más de 20 años gracias al excelente funcionamiento de sus unidades críticas.

El proyecto puesto en marcha por la ONT, y que ha venido desarrollándose durante los tres últimos años, ha consistido en diseccionar los pasos que se producen en cada donación, examinar que hospital español es el que mejor desarrolla cada uno de ellos y, por último, extrapolar esa experiencia positiva al resto de centros sanitarios. Se trata, en definitiva, tal y como explican de forma llana sus responsables, de «copiar de quien mejor lo hace», una metodología que hace a España pionera en este campo.

Con este objetivo se ha creado la Guía de las Buenas Prácticas, a través de la cual se recomienda a los hospitales, entre otras medidas, involucrar a todos sus departamentos para, con el trabajo en equipo, detectar posibles donantes fuera de los cauces habituales. Para ello se considera clave que el equipo de coordinación de trasplantes sea un referente dentro de cada centro.

Así, deberá contar con los medios necesarios para facilitar el desarrollo del proceso, tener capacidad de decisión en todas las fases del mismo, autonomía para solicitar las pruebas que considere necesarias y disponibilidad para acceder a los quirófanos.

Otros aspectos fundamentales sobre los que se ofrece orientación a los centros para mejorar sus sistemas radican en el tratamiento del paciente, la petición de la donación a los familiares de los fallecidos o la formación del equipo médico que participa en cada paso del proceso.

Según los datos ofrecidos por la ONT en base al análisis de los últimos 14 años, el 12,6% de las personas que fallecen en las unidades de críticos de los hospitales son donantes potenciales, pero solo los órganos del 54,1% de ellos son finalmente trasplantados.

«Una revolución»

En palabras de Rafael Matesanz, director de la ONT, «la Guía de las Buenas Prácticas es quizá el proyecto más importante que hemos realizado en los últimos 10 años». Explica, además, que «se trata de medir científicamente quién lo ha hecho mejor y conocer el por qué, para luego poder servir estas experiencias a otros hospitales». «No se es número uno en donaciones mundiales durante 20 años si las cosas no se hacen bien, pero debemos seguir intentando mejorar. Ahora la epidemiología no es la misma que antes y eso nos obliga a adaptarnos a los nuevos tiempos», añade Matesanz, para quien «la mayor revolución estará en involucrar a todo el hospital en el proceso».

La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, aseguró ayer que el objetivo final de este proyecto «es que los ciudadanos que viven en España sigan siendo los que más posibilidades tienen en el mundo de acceder a un trasplante cuando lo necesitan». Pajín subrayó, igualmente, «la gran capacidad del modelo español de donación y trasplante para saber adaptarse a los cambios, manteniendo e incluso aumentando su eficacia».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

España presenta un plan pionero para continuar con su nivel de donaciones