Cuestión de credibilidad

SOCIEDAD

20 mar 2011 . Actualizado a las 00:43 h.

El primer epígrafe del activo de cualquier empresa debería ser el de la credibilidad. Mucho más si la materia prima de la compañía es la información. El principio rige también para hablar de nosotros mismos, de los muchos o pocos lectores que nos siguen. En el mundo del papel, medios y anunciantes siempre han acatado el arbitraje de los organismos certificadores. Pero Internet, donde el sentido común dice que todo se debería poder medir, es una selva. Desde hace más de dos años, la normativa que permite agregar como propia audiencia comprada a páginas que nada tienen que ver con un periódico ha desenfocado la foto de los medios españoles. Hace dos meses cambiaron las reglas del juego y se limitó la compra de tráfico. El nuevo escenario sigue siendo demasiado opaco y consiente aún un elevado porcentaje de mercadeo. Pero, al menos en Galicia, lectores y anunciantes tendrán a partir de ahora una foto un poco más aproximada de la realidad.