La lavadora, símbolo de estatus social en Manhattan

Según «The New York Times», poseer una lavadora propia en el piso se ha convertido en el nuevo símbolo del estatus en la isla.


nueva york/la voz.

Ni piscina con jardín, ni gimnasio son sauna. Lo ultimo en la ciudad de Nueva York para poder presumir de dinero no es tener un Picasso en el salón, sino poder lavarse los calcetines en privado y sin tener que ver al vecino. Según The New York Times, poseer una lavadora propia en el piso se ha convertido en el nuevo símbolo del estatus social en la isla de Manhattan.

Tradicionalmente, en EE.UU. los bloques de apartamentos suelen tener lavadoras comunitarias en el sótano del edificio, donde los residentes deben compartir coladas, algo que cada vez hace menos gracia. Ese es el caso, por ejemplo, del español Alex Parra, director de la empresa de nutrición deportiva Sportlander y uno de los pocos neoyorquinos que estos días pueden presumir de lavarse los jerséis en la intimidad del hogar. «Nosotros tuvimos que elegir entre un edificio con piscina climatizada y otro con lavadora y secadora individual y ni siquiera nos lo pensamos», asegura para La Voz este empresario, quien desde hace unos meses reside en el prestigioso edificio 95 de Wall Street.

Según un estudio realizado por la Asociación de Propietarios de Manhattan, solo un 20% de los inmuebles cuentan con lavadoras individuales, un porcentaje que se ha ido incrementado en los últimos años.

Entre los motivos que han llevado a poner fin a la estricta política que prohibía las lavadoras privadas se cuenta, por ejemplo, la incorporación de nuevos modelos de secadoras que no necesitan una salida propia de aire o el hecho de que los inmuebles con lavadora propia puedan costar hasta un 5% mas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

La lavadora, símbolo de estatus social en Manhattan