Uno de cada cuatro niños en España está en riesgo de caer en la pobreza

Alejandro Posilio MADRID/LA VOZ.

SOCIEDAD

Los casi dos millones de menores de 17 años que se hallan en esta situación colocan al país a la cola de la UE

17 nov 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

Uno de cada cuatro menores de 17 años en España está en riesgo de pobreza relativa. Son casi dos millones de niños (el 24,1% de esta población) que viven en hogares donde les falta lo básico para subsistir, en los que los ingresos están por debajo del 60% de la media nacional (unos 14.300 euros al año para una familia de dos adultos y un menor de 14 años o de 16.680 euros para dos adultos y dos menores). Estos datos sitúan España a la cola de los 27 países de la Unión Europea, solo por delante de Rumanía, Bulgaria, Letonia e Italia.

Así lo asegura el informe La infancia en España 2010-2011, presentado ayer por Unicef , que revela que la tasa de menores de 16 años en riesgo de pobreza se ha incrementado del 23,3% del año pasado hasta el 24,5% del actual. Además, resalta que la pobreza infantil no ha mejorado en los años de bonanza económica y que ahora, con la crisis, corre el riesgo de empeorar.

«Ser un niño pobre en España no significa necesariamente pasar hambre, pero sí tener muchas más posibilidades de estar desnutrido. Tampoco significa no tener un techo bajo el que guarecerse, pero sí habitar una vivienda en la que no existen espacios adecuados para el estudio o la intimidad, y en la que el frío y las humedades pueden deteriorar el estado de salud. No significa no poder acceder a la educación, pero sí tener dificultades para afrontar gastos o abandonar de forma temprana los estudios. No significa no poder ir al médico, pero sí tener problemas para pagar algunos tratamientos», explicó Marta Arias, directora del estudio.

Estas situaciones afectan principalmente a las familias numerosas, en las que el 44% de los menores están en riesgo, o a las monoparentales (el 38,6%). También se da en las que los adultos están desempleados o tienen un empleo precario. De la misma forma, el riesgo de pobreza se multiplica si se pertenece a una familia inmigrante: el 52%, frente al 21,2% si se ha nacido en una familia española.

Si se usa como referencia el umbral de pobreza nacional, Galicia, con un 25% de niños expuestos a este riesgo, se encuentra un poco por encima de la media nacional (24,1%). Sin embargo, si se utiliza el umbral de la pobreza de cada comunidad autónoma, que se elabora en relación con los ingresos de las familias en esa región (que oscila entre 13.000 y 19.000 euros), la comunidad gallega se halla por debajo de la media de España (22,9% frente a 24,1%).

El informe reclama que se doble la inversión en políticas de infancia y familia para que lleguen al menos al 1,4% del PIB, así como la elaboración de un estudio de impacto sobre la infancia.