El teléfono 116000 se pone al servicio de los casos de niños desaparecidos

EFE

SOCIEDAD

Gratuito y confidencial, el teléfono atenderá las llamadas procedentes de todo el territorio nacional, las 24 horas del día y durante los 365 días del año.

15 sep 2010 . Actualizado a las 18:44 h.

España cuenta desde hoy con un teléfono para atender los casos de niños desaparecidos, el 116000, un servicio que puede ser determinante porque ocho de cada diez menores asesinados -el 76,2%- fallecieron en las tres primeras horas de haber sido secuestrados.

Cualquier persona que tenga algún dato relacionado con un caso de desaparición de un menor de edad puede llamar a este número, que opera ya en doce países de la UE y cuya gestión en España se ha adjudicado a la Fundación Anar, dedicada a la Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo desde hace cuarenta años.

Esta Fundación, que colabora con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y las administraciones competentes, ofrecerá de la mano de profesionales todo el apoyo, información y ayuda que necesiten los afectados, poniendo en marcha una intervención urgente si fuera necesario.

Gratuito y confidencial, el teléfono atenderá las llamadas procedentes de todo el territorio nacional, las 24 horas del día y durante los 365 días del año, y trabajará en coordinación con el resto de países de la UE, dado que el problema trasciende fronteras.

El director general de Anar, Benjamín Ballesteros, ha relatado, en una rueda de prensa, que cuando un niño se encuentra en paradero desconocido, la rapidez en transmitir el suceso es «crucial», ya que la intervención urgente puede salvar vidas.

Por ello, ha desmentido la creencia generalizada de que la desaparición de un menor sólo puede denunciarse veinticuatro horas después de haberse producido.

Luis Estebaranz, director del teléfono Anar, ha informado de que en España se denuncian anualmente unos 20.000 casos de desapariciones de niños, aunque no hay datos oficiales y algunos de estos hechos ni siquiera llegan a ponerse en manos de la policía. El número se eleva en países como Francia, con 45.000 denuncias, o en el Reino Unido, con 140.000.

La mayoría de los menores se fugan voluntariamente por causas muy diversas y terminan por ser encontrados, si bien en España se denuncian entre cinco y diez secuestros de niños cada año por personas diferentes a sus padres o responsables legales, víctimas de redes de explotación sexual, tráfico de órganos o asesinatos.