El 40% de los caballos de carreras nacidos en España son gallegos

Alfonso Andrade Lago
Alfonso Andrade REDACCIÓN/LA VOZ.

SOCIEDAD

En el 2003 había un único criador de purasangres ingleses en la comunidad, pero hoy son casi cuarenta. Los ganaderos obtienen una media de 11.000 euros por ejemplar

20 ago 2010 . Actualizado a las 01:41 h.

El purasangre inglés es el fórmula 1 de los caballos. El que quiera hacer fortuna en los hipódromos, sea italiano, coreano o australiano, necesita un ejemplar de esta raza, por el que se llegan a pagar fortunas en Inglaterra, Irlanda o Francia, los principales mercados.

Su crianza tiene un crecimiento exponencial en Galicia desde que los ganaderos vieron en el purasangre una alternativa a otras razas equinas o a la vaca. En el año 2003 había un criador en la comunidad. Hoy son unos cuarenta. «Una veintena en Ourense, una docena en Pontevedra, media docena en A Coruña y uno en Lugo», detalla Gumersindo González, director gerente del Centro Ecuestre de la Diputación de Ourense, cuyas ayudas a la crianza explican el especial desarrollo de la modalidad en esa provincia.

Según sus datos, en Galicia se están criando hoy «unos setenta potros, que representan en torno al 40% de los nacidos y criados en España, unos 170». El trabajo se está haciendo bien y los resultados llegan en forma de victorias. Feitizo, una de las grandes esperanzas gallegas, ya ha ganado en el hipódromo de la Zarzuela con solo dos años. Ayer fue uno de los potros españoles que compitieron con los mejores de Europa en el Critérium Internacional del hipódromo de Lasarte, donde fue cuarto.

Su propietario es el iraní Reza Pazooki, considerado el mejor de España y que se embolsó este año el mayor premio del país: los 50.000 euros de la Mijas Cup. «A Feitizo fui a buscarlo antes de que lo subastaran y estoy muy contento. Tengo unos diez purasangres gallegos porque son muy buenos. Ecojar, Estela, Polaco... Allí se hacen muy bien las cosas ?prosigue? y ya ni me lo pienso. Por ejemplo, el propietario Jorge Vázquez tiene una yegua, Lake Constance, de la que compro todos sus hijos».

Gonzalo Peláez regenta el potrero Haras Peláez-Malvar en Sandiás. Fue él quien vendió Feitizo a Reza Pazooki. Hoy acoge a 21 madres reproductoras de las que este año nacieron 11 potros. Ocho yeguas son suyas, las otras 13, de propietarios vascos y madrileños que pagan un dinero para que críen en Galicia, porque el clima y los pastos son ideales. «Para mí ?afirma con rotundidad? es un negocio rentable. Los potros se subastan a una media de 11.000 euros. De los 63 por los que se va a pujar en el hipódromo de la Zarzuela en septiembre, 23 son gallegos», agrega.