Francia importa de España la pulsera electrónica contra la violencia machista

La proposición de ley, elaborada por un diputado conservador y otro socialista y que cuenta con el respaldo del Gobierno, pretende reducir el número de víctimas de la violencia de sus parejas, que fueron 157 el año pasado.


Los diputados franceses debaten a partir de hoy una proposición de ley destinada a reforzar la lucha contra la violencia machista que incluye la experimentación de brazaletes y pulseras electrónicas para alejar a los agresores de sus víctimas, una idea importada de la legislación española.

La proposición de ley, elaborada por un diputado conservador y otro socialista y que cuenta con el respaldo del Gobierno, pretende reducir el número de víctimas de la violencia de sus parejas, que fueron 157 el año pasado.

El proyecto incluye la experimentación del brazalete electrónico antes de finales del primer semestre del año.

«Este dispositivo permite alertar a la víctima cuando su ex pareja se acerca a ella», aseguró la secretaria de Estado de la Familia, Nadine Morano, al diario «Le Figaro».

Ausente en la proposición inicial, el brazalete electrónico fue incluido a petición de la ministra de Justicia, Michèle Alliot-Marie, que se inspiró en el caso español.

Conectado por GPS, el brazalete permite a las fuerzas del orden conocer el emplazamiento exacto del agresor y saber si burla las medidas de alejamiento de su ex pareja.

Junto a esta medida, la proposición de ley incluye la creación del delito de «violencia psicológica» para castigar el acoso moral de un miembro de la pareja con el otro.

«La violencia psicológica puede ser muy destructora. Algunas mujeres en esta situación se suicidan o caen en una grave depresión.

De las 80.000 llamadas recibidas en el número de urgencia para las mujeres, el 84 por ciento son por violencia psicológica», aseguró Morano.

La responsable de Familia indicó la pena para estos delitos «sea cercana a la impuesta por violencia física».

Esta medida ha provocado una gran polémica en Francia y amenaza con romper la unanimidad en el seno de los dos principales grupos parlamentarios, la conservadora UMP y el opositor Partido Socialista.

La Unión Sindical de Magistrados (USM) ha señalado que esta medida no tiene más que fachada ya que sería muy difícil demostrar este tipo de delitos, como ocurre en la actualidad con los casos de acoso moral.

«Ya tenemos dificultad para demostrar los casos de acoso moral e incluso de violencia física en la pareja», indicó la USM.

Para Morano, «los testimonios, los certificados médicos, las cartas, la grabación de mensajes telefónicos, los correos electrónicos pueden constituir un ramillete de pruebas que permitan al juez decidir».

Junto a estas dos medidas, la proposición de ley introduce también la creación de una orden de protección dictada de urgencia por el juez de asuntos familiares y destinada a salvaguardar a la víctima de la violencia en los cuatro meses siguientes a la agresión, hasta que se decidan otras medidas más duraderas.

También se refuerzan los derechos de las mujeres sin papeles, que recibirán un permiso de residencia y una ayuda jurisdiccional en caso de ser víctimas de violencia machista.

Tras su paso por la cámara de diputados, la proposición de ley llegará en abril al Senado para su entrada en vigor definitiva a finales de junio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Francia importa de España la pulsera electrónica contra la violencia machista