La suerte sonrió a los focenses, incluido el alcalde


La lotería del Niño dejó una lluvia de pellizcos económicos en Foz. No solo por los 500 décimos vendidos del número 58589 -posterior al gordo-, cada uno premiado con 1.360 euros, sino porque parte de ellos fueron distribuidos en participaciones por alumnos de dos colegios de la localidad, el Pilar y el Martínez Otero.

«É para levar mellor a costa de xaneiro», comentaba ayer Nieves Moreda, responsable de la administración de lotería de Foz. Para ella ha sido el segundo premio importante repartido desde marzo, cuando se puso al frente del negocio. El otro fue un gordo del jueves. Si entonces fueron unos 300.000 euros, ahora la cifra ha subido a 680.000, correspondientes a 50 series del 58589. Las otras diez fueron devueltas a última hora sin vender.

La noticia del premio cogió de improviso a muchos de los agraciados. «Acabo de chamar e espertar ao meu fillo, porque onte díxenlle que collera un décimo, que llo regalaba, e foi o premiado. Era un número bonito, con combinacións de cincos e oitos», señalaba Nieves Moreda.

Muchos se enteraron en la misma administración de lotería. «¿Tocou?», preguntaba un cliente, mientras echaba mano de la cartera: «Pois si que o teño». Entre sonrisas, las anécdotas se sucedieron con la gente que llegaba al despacho: «¿Ti tamén o tes?», se preguntaban unos a otros. Entre los agraciados no faltó el alcalde, el socialista José María García Rivera. «Veu a última hora, a ver os retales que quedaban, e levou cinco décimos», comentaban. Uno de ellos resultó premiado.

En Foz se habían vendido algo más de 220.000 euros. Esta vez, el Niño sí compensó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La suerte sonrió a los focenses, incluido el alcalde