El Atlantis se acopla con éxito a la Estación Espacial

El transbordador fue lanzado con seis astronautas a bordo que realizarán labores de mantenimiento.


La tripulación del Atlantis completó este miércoles con éxito las maniobras de acoplamiento a la Estación Espacial Internacional (EEI), adonde llegaron con 12.371 kilos de suministros.

El comandante Charlie Hobaugh y el piloto Barry Wilmore, que encendieron motores a las 14.05 GMT, acercaron el transbordador en modo manual en el último tramo para alinear los sistemas de acoplamiento y concluyeron la operación con éxito a las 16.51 GMT.

Las dos naves espaciales volaban a unos 354 kilómetros de la Tierra entre Australia y Tasmania en el momento en que se acoplaron.

«Nos vamos a colar en vuestra fiesta», dijo el comandante Hobaugh por radio a la tripulación de la estación espacial cuando la nave se estaba aproximando. «Estamos deseando veros», respondió el astronauta de la estación Jeff Williams.

Después de una serie de controles, que se calcula que les llevará alrededor de dos horas, las escotillas entre los dos vehículos se abrirán y las dos tripulaciones iniciarán las operaciones conjuntas tras la tradicional ceremonia de bienvenida.

Después, la ingeniera Nicole Stott, que ha estado en la estación espacial tres meses, se unirá a la tripulación del Atlantis con quienes volverá a la Tierra el 27 de noviembre.

«He oído que tenéis a alguien que está esperando ser llevada de vuelta a casa» dijo Hobaugh mientras el Atlantis se aproximaba a la estación, mientras que Williams bromeó diciendo que Stott no ha decidido todavía si volver a la Tierra o no.

Cuando el Atlantis estuvo a 200 metros de la estación, Hobaugh realizó una maniobra de rotación para que Stott y Williams fotografiaran la parte exterior del transbordador.

Estas imágenes serán transmitidas a la misión de control para que los expertos de la NASA se aseguren de que el escudo térmico no sufrió ningún daño durante el lanzamiento.

La tripulación realizó una primera inspección un día después utilizando el brazo robótico del transbordador y según la NASA no se ha detectado ningún daño.

Esta es una de las grandes preocupaciones de la agencia espacial desde que en 2003 el transbordador Columbia se desintegrara al entrar en la atmósfera por el desprendimiento de una loseta aislante que se dañó durante el lanzamiento y perforó un sector de la nave.

La tripulación de la misión STS-129, que estará 11 días en órbita, la completan los especialistas Leland Melvin, Randy Bresnik, Mike Foreman y Robert Satcher.

Una vez que reciban una sesión informativa sobre seguridad por parte de sus colegas de la estación espacial, comenzarán los preparativos para la primera caminata espacial que llevarán a cabo el jueves Foreman y Satcher, en el cuarto día de misión.

Durante las seis horas y media que durará aproximadamente su salida al exterior los astronautas colocarán una antena y un soporte para los tanques de amoníaco de uno de los módulos, y engrasarán el brazo robótico de la estación.

La NASA tiene previstas otras dos caminatas para instalar dos plataformas y concluir los preparativos para la próxima misión, en la que se acoplará el último módulo estadounidense en la EEI.

La EEI, que orbita a unos 360 kilómetros sobre la Tierra, es un proyecto internacional en el que participan 16 países que incluyen miembros de la Agencia Espacial Europea, Rusia y Japón.

Este es el quinto y último vuelo de la NASA del año y será el penúltimo que haga el Atlantis antes de que la agencia espacial retire los transbordadores el próximo año.

Los otros dos transbordadores que quedan son el Discovery y el Endeavour y serán todos sustituidos en 2015 por las naves Orion, diseñadas también para viajar a la Luna y ampliar el espectro de los viajes espaciales.

Mientras, el relevo de tripulaciones de la EEI estará a cargo de las naves rusas Soyuz, de menor tamaño que los transbordadores, por eso la NASA quiere enviar suficiente material para que la estación tenga autonomía cuando estos sean retirados.

Entre las piezas que transporta la nave hay dos giroscopios, dos infladores, dos tanques de nitrógeno y de amoníaco, y una pieza para el brazo robótico del orbitador, además de varios experimentos

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Atlantis se acopla con éxito a la Estación Espacial