Más de un centenar de adolescentes de un instituto público de Chicago se han quedado embarazadas

Estados Unidos registra desde el 2005 un aumento en el número de madres menores de edad


Si pudiera ser una epidemia, se explicaría, pero no lo es. Los hechos son que casi una de cada siete alumnas del instituto público Paul Roberson está embarazada o acaba de dar a luz. Y en contra de lo que pudiera pensarse con esas cifras en la mano, el Paul Roberson no es un centro especial para madres adolescentes, es un colegio normal de secundaria de un barrio marginal de Chicago.

Pero de las 800 estudiantes de ese centro, 115 están o han estado recientemente embarazadas. El director del colegio, Gerald Morrow, hijo a su vez de una madre adolescente, ha intentado buscar una explicación para lo ocurrido, pero no la encuentra. Según Morrow, solo la conjunción de varios factores lo explica. Para el director del colegio, una de las razones del aumento de los embarazos es que muchas de las niñas viven en hogares sin padre. Y apunta también el profesor a la falta de atención que las chicas sufren en sus familias.

Igualmente ha insistido Morrow en que el instituto proporciona información sobre prevención de embarazos no deseados.

Lo más sorprendente es que enfrente del colegio, en un lugar que antes se dedicaba a la venta de crac, ahora se está construyendo una guardería. Y es que el colegio está empeñado en conseguir que las jóvenes madres sigan con sus estudios. Según ha declarado Morrow a la cadena de televisión CBS, «estamos viendo cómo podemos conseguir que estas chicas terminen sus estudios». Y ha reconocido que, aunque algunas de estas jóvenes madres cuentan con el apoyo de sus familias para criar a sus hijos, a otras las han echado de sus hogares.

Casos en Massachusetts

Este caso de Chicago ha recordado a otro que se descubrió hace unos meses. El pasado mes de junio se supo que al menos diecisiete chicas de menos de 16 años de otro instituto de Massachusetts habían pactado quedarse embarazadas a la vez para poder criar juntas a sus bebés.

Los embarazos adolescentes son un problema en Estados Unidos. Los datos de diciembre del 2007 apuntan que se producen más de 800.000 embarazos de menores cada año. La cifra de embarazos adolescentes había ido bajando en Estados Unidos en los últimos cuarenta años, desde los 69 por cada mil adolescentes de 1970 hasta los 42 por cada mil en el 2002. Pero son muchísimo más altas que en otros países, como, por ejemplo, España, donde en el 2004 se registraron 10,5 embarazos por cada mil adolescentes. Las tasas son mucho más reducidas en Galicia, donde no se llega a los cinco embarazos por cada mil adolescentes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Más de un centenar de adolescentes de un instituto público de Chicago se han quedado embarazadas