El Príncipe aboga por trabajar «codo con codo» ante la crisis y el paro

Don Felipe dice que los galardonados con el Premio que lleva su nombre, son un modelo de «esfuerzo sacrificado, inteligencia, nobleza y espíritu de superación».


El Príncipe de Asturias ha pedido este viernes unidad para hacer frente a la crisis durante la ceremonia de entrega de los ocho premios internacionales que llevan por nombre el título del Heredero de la Corona, acto en el que la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, ha reclamado un «reparto justo de los avances médicos».

El Heredero de la Corona, que ha presidido junto a doña Letizia Ortiz un acto seguido por la Reina desde un palco del Teatro Campoamor de Oviedo, ha reiterado su confianza «en la capacidad» de los españoles para construir un futuro más sólido y equitativo», como ya lo demostraron »con creces« en las últimas décadas».

«El paro hiere nuestra dignidad como seres humanos y constituye nuestra principal preocupación», ha manifestado don Felipe en el discurso con el que se ha puesto fin a la entrega de los galardones.

Ha apostado por trabajar «sin miedo» y con la mirada en el futuro, «codo con codo y con espíritu constructivo», para hacer el camino sin «esperar que sean otros los que resuelvan lo que a nosotros nos corresponde afrontar» poniendo en ese esfuerzo individual y colectivo «toda nuestra capacidad de emprender, de imaginar e innovar».

El Príncipe ha expresado su agradecimiento a los organizadores de los Premios y a los galardonados, de los que ha dicho que son «modelos supremos de esfuerzo sacrificado, inteligencia, nobleza, espíritu de superación y de cuantas cualidades enaltecen a los seres humanos».

La directora general de la OMS ha recibido el Premio de Cooperación Internacional con el que ha sido distinguida esta institución y ha reclamado en una breve intervención una «mayor justicia a la hora de compartir los beneficios de los avances médicos».

A su juicio, este galardón reconoce los principios que guían la labor de la OMS, basados en «el valor intrínseco de la salud para todas las personas y la importancia de la cooperación internacional para alcanzar mejoras sanitarias».

El escritor albanés Ismaíl Kadaré, galardonado con el Premio de las Letras, también ha pronunciado un discurso en el que ha recurrido al más universal de los personajes de las letras españolas, Don Quijote, para reivindicar la «independencia» de la literatura, y ha asegurado que el insigne hidalgo salido de la pluma de Miguel de Cervantes fue el único que consiguió detener al régimen comunista de su país.

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Ramón Narro, que ha recogido el Premio de Ciencias Sociales concedido a esta institución académica, ha reivindicado en su discurso el derecho a la educación como vía de superación humana.

Ha recalcado que el «verdadero saber» no puede ser neutro, sino que tiene que estar «impregnado de compromiso social» y que la modernidad debe traducirse en «mejores condiciones para los excluidos de siempre».

Por último, el alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, que ha recibido el Premio de la Concordia concedido a la capital alemana cuando se conmemora el vigésimo aniversario de la caída del Muro, ha asegurado hoy que su ciudad «se siente comprometida con el ideal» de «construir un nudo de la concordia en el corazón de Alemania y Europa que contribuye al entendimiento, la convivencia, la justicia, la paz y la libertad en el mundo».

Además de Chan, Kadaré, Narro y el alcalde de Berlín, han recibido sus respectivos premios el arquitecto británico Norman Foster (Artes), el naturalista inglés David Attenborough (Comunicación y Humanidades), la pertiguista rusa Yelena Isinbayeva (Deportes), y los ingenieros estadounidenses Raymond Samuel Tomlinson y Martin Cooper (Investigación Científica y Técnica).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

El Príncipe aboga por trabajar «codo con codo» ante la crisis y el paro