Un incendio en un transformador de la central nuclear de Garoña reabre el debate sobre su clausura

Poco después del mediodía de ayer se incendió uno de los tres transformadores que miden la tensión de salida de una de las líneas de 400 Kv, que envían la electricidad producida por la planta a la red eléctrica nacional.


Apenas un mes después de la decisión del Gobierno sobre Garoña -la prórroga de la licencia hasta julio del 2013- una incidencia ha reavivado la polémica sobre la seguridad de la central nuclear más vieja de España.

Poco después del mediodía de ayer se incendió uno de los tres transformadores que miden la tensión de salida de una de las líneas de 400 Kv, que envían la electricidad producida por la planta a la red eléctrica nacional. Los grupos ecologistas aprovecharon este suceso para reivindicar su cierre por el riesgo radiológico que supone.

Aunque las características del hecho no alcanzan la categoría de «notificable», Nuclenor -Iberdrola y Endesa- remitió la información al Consejo de Seguridad Nuclear y a las instituciones y autoridades del entorno de la central, como Miranda de Ebro. La empresa reconoció que «este incidente ha provocado un fuerte ruido así como un conato de incendio que quedó inmediatamente sofocado por la actuación del personal de la brigada contra incendios de la propia central», pero indicó que Garoña ha seguido operando al 100% de su potencia.

Sin embargo, para Greenpeace «este cúmulo de accidentes» confirma que Garoña debe cerrar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un incendio en un transformador de la central nuclear de Garoña reabre el debate sobre su clausura