Un sutil pero persistente escalofrío recorre el cuerpo calentado al sol del lector


autor

H.G. Wells

editorial

Atalanta

otros datos

177 páginas

16 euros

En estos tiempos de catástrofes naturales, atentados, hallazgos tecnológicos de corte fantástico y otros acontecimientos de signo milenarista, la literatura de Herbert George Wells (Bromley, 1866-Londres, 1946) goza de una envidiable vigencia. Múltiples versiones en español de La máquina del tiempo (1895), La isla del doctor Moreau (1896), El hombre invisible (1897) o La guerra de los mundos (1898) así lo atestiguan. Desde que el gran maestro de ceremonias Jorge Luis Borges lo situó en su particular canon, su poder de fascinación no ha dejado de crecer. El cine lo agració con unas cuantas adaptaciones a la gran pantalla, pero fue Orson Welles quien lo hizo dar el paso mediático definitivo cuando desató el pánico en EE.?UU. con la puesta en escena radiofónica de La guerra de los mundos -de la que hace poco se conmemoró su 50.º aniversario con adaptaciones en emisoras de todo el mundo-. H. G. Wells era ya un clásico en realidad; es más, había fundado el género literario de la ciencia ficción.

Nada como el verano para volver a sumergirse en sus inquietantes universos, para una nueva delectación gozosa de sus historias visionarias, para dejar que un sutil pero persistente escalofrío recorra el cuerpo calentado al sol del lector. Este librito, por ejemplo, ofrece la oportunidad de revisitar al genio en una reunión de cinco relatos que condensan a la perfección sus sugestivas obsesiones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un sutil pero persistente escalofrío recorre el cuerpo calentado al sol del lector