Los gallegos de Buenos Aires crean su comité de crisis ante la gripe

Agustín Bottinelli

SOCIEDAD

Por ahora, la clínica del Centro Gallego no ha recibido apoyo de la embajada española

06 jul 2009 . Actualizado a las 11:45 h.

La comunidad gallega en Argentina ha respondido a los embates de la pandemia de gripe A. El Centro Gallego de Buenos Aires ha creado su propio comité de crisis para realizar un seguimiento de la marcha de la enfermedad. Integrado por los responsables de las áreas médica y social de la clínica del Centro, se formó a la par que el del Gobierno, hace un par de semanas. Su tarea es coordinar las medidas sanitarias, preparar salas especiales para pacientes con enfermedades respiratorias, difundir medidas preventivas y consejos en caso de contagio entre sus asociados, mantenerse en contacto con las autoridades para establecer estrategias conjuntas, como la derivación de pacientes entre los distintos hospitales públicos y privados, y llevar un control diario de la cantidad de infectados que llegan. Hasta el momento no han recibido apoyo de la embajada de España.

Desde hace quince días se elevó considerablemente el número de infectados (no hay una cifra oficial) y las consultas en la sala de guardia se multiplicaron. Una de las médicas de turno confirmó que «este fin de semana se mostró más tranquilo, ahora hay mucho trabajo pero la gente aprendió que no tiene que venir por estar un poco resfriada o tener cualquier síntoma de gripe».

El Centro Gallego está recibiendo enfermos enviados de otras obras sociales. Por ahora, los médicos y las enfermeras acuden al trabajo y no se han producido bajas, habituales estos días en otros centros sanitarios. La colonia gallega se debate entre la inquietud y la falta de una respuesta firme del Gobierno de la nación.

«Estoy muy preocupada. Ya tengo a mi hermana enferma y aunque le hicieron las pruebas aún no pueden confirmarme que sea gripe A, pero tiene todos los síntomas; además le diagnosticaron una neumonía, lo que complica mucho todo. Ya me mandaron al Hospital Muñiz a buscar la medicación por las dudas. Ella también nació en A Coruña. Y eso que usamos guantes, barbijo [mascarilla], mucha lejía, mucho desinfectante, pero se ve que no sirvió». Juan José Díaz, hijo de gallegos de Lugo. «La verdad es que no tengo miedo de contagiarme. Tomo algunos recaudos como cuidarme de no estar muy cerca de la gente, de lavarme las manos cada rato. Ocurre que se mal informó sobre este tema de la gripe A. El Estado estuvo ausente por culpa de las elecciones y reacciona ahora, que es un poco tarde».

«Hasta ahora no he tomado ninguna medida distinta a las habituales, precauciones con la higiene y la limpieza. Una siempre procura cuidarse, consultar al médico, pero no tengo temor. Me parece que el Gobierno se demoró en actuar, como que no le hubieran dado importancia a los primeros casos. Hay que atender especialmente la niñez, los ancianos y muchas cosas que hay en el aire». Priscila González Iglesias, inmigrante canaria que acude a la clínica del Centro Gallego. «Vine aquí porque tengo a mi sobrina ingresada con gripe A. La trajeron hace un par de horas, aún no sé nada, vengo a enterarme. Es una barbaridad, empezaron tarde a tomar medidas y ahora estas son las consecuencias, es una vergüenza. A mí me parece que en España las cosas se manejan de otra manera; además están mejor equipados».