Llegan a Galicia las primeras expendedoras de leche a granel

SOCIEDAD

El objetivo final es desarrollar un sistema avanzado de comercialización de producto fresco

22 abr 2009 . Actualizado a las 14:22 h.

Galicia adquiere las primeras máquinas expendedoras de leche fresca a granel apenas una semana después de que la instalada en el mercado municipal de Salt, en Gerona, sorprendiese a la opinión pública por la originalidad de la iniciativa. Era la segunda que se veía en España después de la que fue colocada en Elizondo (Navarra) en agosto del año pasado.

La Universidade de Santiago (USC), por medio del Instituto Universitario de Estudos e Desenvolvemento de Galicia (Idega), ha sido la pionera en esta comunidad al adquirir cuatro fuentes de leche, como se denominan en Cataluña, para un proyecto de investigación que se realiza en colaboración con la láctea Feiraco, que se encargará de la parte empresarial, con el desarrollo y la gestión de las máquinas.

El objetivo de la investigación es llegar a desarrollar un sistema avanzado de comercialización de leche fresca a granel. Pero, para explicar a los productores gallegos qué aparatos deben instalar y dónde, se va a realizar primero una prospección, un trabajo de campo.

Lo hará Idega por medio del Grupo de Investigación Sociedade, Tecnoloxías e Territorio (Gis-t), que llevará la primera de las cuatro máquinas a un barrio residencial de una gran ciudad; la segunda, a una urbe de tamaño medio; la tercera, a un área suburbana, y la cuarta, a una zona rural. A su vez, cada uno de esos expendedores rotará por colegios, institutos, asilos, mercados de abastos e incluso panaderías. La idea es analizar estadísticamente a los usuarios para poder orientar en el futuro a los ganaderos sobre los sitios más rentables para emplazarlas. El proyecto está dirigido por el profesor de Xeografía Humana en la USC Carlos Ferrás.

Las máquinas elegidas por la Universidade, de la marca italiana Prometea, son todas de interior, a diferencia del modelo instalado en el mercado de Salt, que es para exterior. La única diferencia estriba en que este último, además de leche a granel, ofrece la posibilidad de comprarla embotellada.

La experiencia en Salt ha tenido una gran acogida. El propietario de la máquina, el ganadero Xavier Codina, contaba con vender unos doscientos litros por día y se ha ido casi a setecientos diarios en esta primera semana de funcionamiento.

Pasteurizada

La leche que ofrezcan estas máquinas, al igual que las instaladas ya en Gerona y Navarra, será fresca, pero pasteurizada, porque la normativa española no permite venderla sin reducción previa de patógenos mediante calor. No es el caso, por ejemplo, de Italia, donde sí se puede ofrecer el producto recién ordeñado.

El proyecto de Idega es candidato a incorporarse al Plan Nacional de Investigación Aplicada del Ministerio de Innovación y se basa en un doble análisis: sociológico y de mercado.