«Los logros de la Fundación Vicente Ferrer no son ningún milagro»

Roberto Carlos Miras

SOCIEDAD

La mujer del ex jesuita habló recientemente de su libro autobiográfico, «Un acto de amor», que narra el trabajo del matrimonio en favor del desarrollo de la India

23 mar 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

La Fundación Vicente Ferrer es una oenegé para el desarrollo radicada en una de las zonas más pobres y necesitadas de la India, Anantapur, y de una de las comunidades más excluidas del planeta, los dálits o intocables, los grupos tribales y otras castas desfavorecidas. La Fundación Vicente Ferrer gestiona el programa de desarrollo integral más innovador y revolucionario de la historia de la India. Busca soluciones a largo plazo con vocación de continuidad con el objetivo de conseguir la autosuficiencia de cada pueblo. Anna Ferrer, directora de programas de la fundación y compañera y esposa del misionero desde hace más de treinta años, concedió esta entrevista hace unos días, antes obviamente del ictus que sufrió el misionero, para hablar de un libro autobiográfico, Un pacto de amor. Mi vida junto a Vicente Ferrer (editorial Espasa).

-¿Por qué ahora este libro?

-Vicente y yo llevamos 40 años en Anantapur. Cuando nos conocimos, yo era una joven periodista que trabajaba en Bombay y él un famoso jesuita. Se cruzaron nuestros destinos y empezamos aquí [en Anantapur] con las manos vacías, para acabar levantando lo que hay ahora. Es una bonita historia. Es la historia de muchas vidas: las nuestras, las de las familias de los pueblos... Si nadie las escribe, las historias y las anécdotas se olvidan. Y, ¿quién podía hacerlo? Yo. Me ha llevado casi cuatro años escribir este libro.

-¿Qué queda de esa chica que nació en Essex (sureste de Gran Bretaña) en 1947?

-Nada (se ríe). Nací en Gran Bretaña y, por lo tanto, los genes que llevo dentro son ingleses, pero yo soy india.