La crisis económica transformará los restaurantes clásicos y consolidará los de comida rápida


Los restaurantes de comida rápida seguirán expandiéndose en un futuro próximo, así como aquellos que muestren una personalidad propia y cuiden a su clientela con un buen trato, que no servilismo, y comida de calidad. Además, los establecimientos clásicos sufrirán una gran transformación una vez que se supere la crisis económica que envuelve a este mundo globalizado.

Estas fueron las principales conclusiones del debate Restaurantes del futuro: ¿márketing o cocina; robots o personas?, que se celebró ayer en la última jornada de Madrid Fusión. Skye Gyngell, propietaria y chef de Petersham Café, uno de los restaurantes ingleses más afamados; José Ramón Calvo, maestro de ceremonias del restaurante Mugaritz; Manuel Robledo, presidente de Comess Group (cadena de restaurantes de comida rápida), y Rubén Picado, arquitecto interiorista, coincidieron en su deseo de que los establecimientos robots (no hay camareros) que están apareciendo en algunos países desaparezcan lo antes posible.

Aunque los profesionales de los fogones también mostraron sus deseos de que los locales de comida rápida no proliferen, el empresario de Comess Group, que en los últimos meses ha abierto 50 en China, insistió en que están triunfando, porque resuelven una necesidad, cada vez ofrecen mejores productos y son baratos. Hubo acuerdo en que los clásicos lo tienen difícil, porque las nuevas generaciones prefieren la informalidad a lo pomposo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La crisis económica transformará los restaurantes clásicos y consolidará los de comida rápida