Golpes bajos en la alta costura

Armani acusa a Dolce & Gabbana de copiarle un pantalón que han presentado en Milán, y estos responden que no les gusta el estilo de Giorgio y que no ven sus desfiles


Armani y Dolce & Gabbana, dos colosos del prêt-à-porter, se tiran de los pelos en la prestigiosa Semana de la Moda de Milán. El espectáculo se ha salido de la pasarela y el mundo entero asiste alucinado al último intercambio de golpes -bastante bajos- en la alta costura internacional.

Un pantalón de seda pespuntado y acolchado -bastante horrible, según la corriente de opinión mayoritaria en la web- aparece en el centro de la polémica. Dolce & Gabbana lo encumbraron como el último grito en su desfile del fin de semana, mientras King Giorgio ponía el suyo en el cielo. «Ahora copian mis modelos, mañana aprenderán», espetó.

Leo Dell'Orco, su fiel colaborador de toda la vida, fue quien pasó el mal trago de mostrar a Giorgio la prueba del delito: las fotos de la prenda, que acompañó del siguiente comentario: «Los pantalones son iguales a los nuestros. Las fotos hablan por sí solas y nos han copiado».

El gran Armani, después de su cariñoso comentario acerca del plagio y de la falta de preparación de sus competidores, se guardó las fotos en el bolsillo y se limitó a sonreír con acidez, convencido de que el pantalón es el mismo que él presentó hace un año para su marca de serie B, Emporio.

Con desprecio

La llama había prendido la pólvora y el estallido al otro lado de la pasarela era un hecho. Se produjo ayer con la respuesta de la pareja de modistos italianos: «Seguro que nos queda aún mucho por aprender, pero no de él. El estilo Armani no ha sido nunca para nosotros una fuente de inspiración y no vemos sus desfiles desde hace años». ¿Desprecio, indiferencia...? Directo a la yugular en cualquier caso, pero con una base teórica, porque Doménico y Stéfano aseguran que su colección otoño-invierno 2009/10 está inspirada en Sicilia, una fuente de ideas con la que afirman haber amasado su fortuna.

Y tras la defensa estilística, más cañonazos contra Giorgio: «Como decía el gran Picasso, copiar de los otros es inevitable, mientras que copiar de uno mismo lleva a la infertilidad». O lo que es igual: innove que es usted el de siempre.

Plagio o no, lo cierto es que el pantalón de ambas firmas presenta sospechosas similitudes. Los dos son anchos, oscuros y de tela acolchada, y solo un año separa la aparición de las dos prendas.

Mediación de Versace

Pero el cruce de tijeras no estaría completo si la bola de nieve no engullese por el camino otras voces autorizadas. Por ejemplo, a Donatella Versace, que no resistió la tentación de mediar en la polémica desde el sinsentido: «Ser copiado es un honor», espetó para arrimar el ascua a su sardina en este agrio cruce de declaraciones. «Gianni ha sido muy copiado y aún continúan copiándonos, pero Versace sigue siendo Versace», abundó la hermana del fallecido diseñador.

Tampoco andan cortos de ironía los foros de Internet, donde la pelea ha desbancado a los desfiles y donde la teoría mayoritaria defiende que es imposible un plagio por parte de Dolce & Gabbana, por la sencilla razón de que nadie en su sano juicio copiaría unos pantalones «tan horrorosos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Golpes bajos en la alta costura