Stephen Hawking: «El futuro de la raza humana será en el espacio»


El cansancio y los problemas técnicos retrasaron una hora la intervención de Stephen Hawking ante los medios de comunicación. Nunca los periodistas aguardaron con tanto interés y sin molestarse por la demora de una personalidad. El científico de Oxford, que paradójicamente desempeña su trayectoria profesional en Cambridge, merecía la espera.

El físico, que acudió a Galicia para recoger el Premio Fonseca 2008 del programa ConCiencia (que organizan la Universidad de Santiago y el Consorcio de la ciudad) respondió a través del ordenador que le acompaña a doce preguntas, en las que combinó cuestiones sobre la física, la cosmología, el clima, la genética o la política. A mayores, ofreció por escrito respuesta a otras once preguntas.

Hawking dejó muy claro que el futuro de la raza humana no está en la Tierra. Y los ciudadanos deben ponerse las pilas, porque no pasarán miles de años antes de que un desastre acabe con este planeta. «El futuro a largo plazo de la raza humana será en el espacio. Será ya muy difícil evitar un desastre en la Tierra en los próximos cien años, no ya en los próximos mil o millón de años. La raza humana no debería poner todos sus huevos en la misma cesta o el mismo planeta. Esperemos evitar que la cesta se caiga hasta haber esparcido la carga», auguró.

Respecto al futuro, Hawking alentó los vuelos espaciales tripulados, ya que si la raza humana debe continuar durante otro millón de años, «tendremos que ir, sin vacilación, donde nadie ha ido antes», apunta. Como si se tratase de una novela de ciencia ficción, el científico explicó cómo deberá ser esa mudanza a otros planetas. La experiencia con la Estación Espacial Internacional muestra «que es posible que los seres humanos sobrevivan meses alejados de la Tierra. Sin embargo, la gravedad cero provoca numerosos e innumerables cambios».

De ahí que la solución sería tener una base en un planeta o en una luna, «perforando la superficie se conseguiría aislamiento térmico y protección frente a meteoritos y rayos cósmicos». Esta base serviría también de fuente de materia prima en caso de que los humanos tuvieran que automantenerse independientes a la Tierra.

Si Stephen Hawking considera que el futuro de los hombres pasa por conquistar el espacio, también pasa por la llegada de una súper raza. Esta mente privilegiada asegura que, una vez decodificada la secuencia del genoma humano, se empezarán a introducir correcciones en ella. En este sentido, el científico apuntó que en el próximo siglo se descubrirá cómo modificar la inteligencia o instintos como la agresividad. Aunque habrá leyes en contra de la ingeniería genética con humanos «algunos no serán capaces de resistir la tentación de mejorar características como el tamaño de la memoria, la resistencia a enfermedades o la duración de la vida».

Los súper humanos

Cuando aparezcan estos súper humanos , auguró Hawking, habrá problemas políticos graves con los humanos no mejorados, que serán incapaces de competir. «Presumiblemente morirán o se convertirán en irrelevantes».

Preocupado por los temas de actualidad, el cambio climático tampoco es ajeno al científico, y así lo indicó ayer. El físico calificó la era actual de «período de cambio climático sin precedentes, al borde de una segunda era nuclear», en donde los científicos tienen una responsabilidad especial para informar al público y aconsejar a los líderes acerca de estos peligros.

Poca estima a la ciencia

Sin embargo, para Hawking la sociedad tiene en muy baja estima tanto a la ciencia como a los científicos. Aunque la ciencia y la tecnología gobiernan la sociedad, «cada vez menos gente desea meterse en ciencia». Para luchar contra este alejamiento de la ciencia, Hawking y su hija Lucy decidieron escribir La clave secreta del universo , un libro para que los niños se interesen por este campo.

Admirador de Galileo y Einstein, a quien considera sus héroes («Einstein fue el más grande -señaló el científico-, pero para alivio nuestro tuvo varios puntos ciegos como la mecánica cuántica y el colapso gravitatorio»), Hawking no ve riesgo alguno en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), que puso en marcha el CERN hace unos días y que tuvo que ser paralizado por una avería. Si se produjera un micro agujero negro, «y esto es improbable», se evaporaría de nuevo, produciendo una colisión como las que ocurren millones de veces al día en la atmósfera de la Tierra y con las que no ocurre nada terrible.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Stephen Hawking: «El futuro de la raza humana será en el espacio»