Más de 500.000 gallegos no superan el umbral de la pobreza

Un estudio de La Caixa considera pobres a las personas con una renta inferior a 6.347 euros al año


Alrededor de 511.000 residentes en Galicia (el 18,5% de la población) son pobres, es decir viven con menos de 6.253 euros al año, que equivale al 60% de la media de ingresos de la comunidad. De estos, unos 168.000 se encuentran dentro de los calificados como pobreza alta (se mantienen con menos de 4.169 euros al año) y unos 85.000 figuran entre los de pobreza más severa, pues subsisten con menos de 2.906 euros anuales.

Estos datos figuran en el Informe de la inclusión social en España 2008, presentado ayer en Madrid por la Fundación Caixa Cataluña, que revela que las comunidades con una pobreza más severa son Extremadura, Castilla y León y Andalucía. Este estudio analiza por primera vez la pobreza teniendo en cuenta los diferentes ciclos de vida de la población. El informe resalta que el 19,9% de los residentes en España (unos nueve millones de personas) viven en situación de pobreza moderada, aquella que sufren las familias que cobran por persona 6.347 euros al año, lo que supone el 60% de la media de los ingresos del país.

La conclusión de este estudio, dirigido por Pau Mari-Klose, de la Universidad de Barcelona, es que «el nuevo rostro de la pobreza en España es el de un niño», pues casi uno de cada cuatro lo son. Es más, es el país con la tasa de pobreza infantil más alta de la Europa de los 15, con niveles por encima del 24%. Las personas mayores son el otro grupo de edad que presenta tasas más altas de pobreza moderada, al alcanzar el 31%, aunque las formas más intensas (alta y severa) son más habituales en la infancia. Los hijos de inmigrantes son los menores más afectados por la miseria. De hecho, presentan tasas que multiplican por dos el índice de pobreza alta entre los españoles, y por tres, cuando se trata de pobreza extrema. En torno a la mitad de los menores de origen inmigrante viven en situación de pobreza moderada (52%), proporción 2,5 veces superior a los menores pobres de origen español. Entre los pequeños inmigrantes también son muy elevadas las tasas de pobreza alta (32%) y severa (28%). «Con estos parámetros, la investigación concluye que cada vez es más común la figura de una persona excluida que nunca pensó que lo llegaría a ser», según señaló la coordinadora del estudio, Carmen Gómez Granell, directora del Instituto de Infancia y Medio Urbano. Se trata de personas que entran y salen de la exclusión y que, en muchos casos, tienen hijos. En concreto, el estudio afirma que en España hay 1,7 millones de menores en situación de riesgo.

A peor

Los resultados ponen de manifiesto que España es el único país de la UE en el que, desde 1999 al 2006, ha empeorado la capacidad para reducir la pobreza en menores de 16 años y en mayores de 65, a pesar de que se ha protegido a las generaciones mayores de la posibilidad de experimentar las formas más severas de pobreza. A pesar de ello, el sistema público de bienestar muestra déficits importantes de protección social de menores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Más de 500.000 gallegos no superan el umbral de la pobreza