«Cuando se nace toula, se es toula toda la vida»


La felicidad de Boris Izaguirre echó mano del dolor y los momentos felices en su pregón para recordar «con bondad» sus vivencias desde que llegó con 26 años, el 21 de marzo de 1992, al aeropuerto de Santiago, recibido por «una pared de lluvia». Recuerda su llegada al Hotel Araguaney y el encuentro con el palestino Ghaleb Jaber, «el hombre de la peregrina idea» de adaptar La Casa de la Troya a culebrón. Boris evocó coreográficamente cuando cesó la lluvia porque en la piscina estaba Julio Iglesias «bronceándose al lado de tres rubias impresionantes». Recordó sus momentos en la Librería Follas Novas, «la librería con mejor nombre del mundo», su café en la praza Roxa, que nunca entendió porque se llama así, igual que le sorprendió «que no hubiese plaza de toros». Evocó el momento en que, él que es ateo, comulgó en un Xacobeo ante una hostia que retrocedía y sus múltiples fiestas de loca. Porque «cuando se nace toula se es toula toda la vida». Boris reconoce que solo sabe el gallego de cuando daba los horóscopos en TVG.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

«Cuando se nace toula, se es toula toda la vida»