Descubierto el agujero negro más pequeño jamás detectado

Tiene masa casi cuatro veces mayor que el Sol y un diámetro de 24 kilómetros.


Los futuros viajeros del espacio deberán preocuparse tras el descubrimiento realizado por dos investigadores de la Nasa del agujero negro más pequeño jamás detectado, que podría atraparlos y transformar al más vigoroso de los astronautas en una piltrafa.

Pequeño pero fuerte, con una masa solamente de 3,8 veces mayor al tamaño de nuestro Sol y con un diámetro de poco más de 24 kilómetros, este agujero negro detectado en la Vía Lactea «revoluciona verdaderamente los límites», señaló el autor del descubrimiento, Nikolai Shaposhnikov del centro espacial Goddard de la Nasa en Greenbelt (Maryland).

«Desde hace varios años, los astronautas quisieron saber cuál podía ser el tamaño más pequeño de un agujero negro y este pequeño 'muchacho' nos hace dar un gran paso para responder esta pregunta», agregó.

Pese a su pequeña tamaño, los futuros astronautas deberán preocuparse, aseguró con malicia Shaposhnikov. Los miniagujeros negros ejercen una fuerza de atracción mucho más importante que los gigantes que se encuentran en el centro de las galaxias. De hecho, los objetos pequeños son más peligrosos que los grandes. «Si usted se aventura muy cerca de este agujero negro, la gravedad transformaría su cuerpo en un espagueti todo estirado», dijo divertido el astrofísico, quien señaló la importancia «crucial» del satélite de la Nasa RXTE para realizar estos descubrimientos.

Este pequeño agujero negro, cuyo campo gravitacional es tan intenso que impide toda forma de materia o radiación, fue detectado al sur de nuestra galaxia, en la constelación Ara. El satélite de rayos X de la Nasa, RXTE (Rossi X-ray Timing Explorer), descubrió en 2001 este dúo formado por una estrella y el agujero negro, bautizado como XTE J1650-500, pero no determinó su masa.

Presentación en sociedad

Shaposhnikov y su colega Lev Titarchuk presentaron su descubrimiento en la reunión de la Sociedad Estadounidense de Astronomía en Los Ángeles. Los agujeros negros no pueden ser directamente observados, pero son detectables gracias a su impacto sobre su ambiente. Los científicos también han observado la materia atrapada por el agujero negro, calentada a temperaturas considerables antes de ser tragados, y que emiten un torrente de rayos X.

Basándose en la medida de la intensidad de los rayos X, los astrónomos pudieron determinar la masa del agujero negro y calcularon que es de 3,8 veces la del Sol. Esta masa es muy inferior a la del agujero negro que le sigue: 6,3 veces superior a la masa del Sol. La detección de un agujero negro así de pequeño, cuya masa está cerca del tamaño más chico detectado por astrónomos en un objeto similar, tiene una importancia capital para la investigación en física.

Una estrella puede al extinguirse convertirse en una estrella de neutrones o en un agujero negro. Los astrofísicos estiman que la diferencia entre la formación de un agujero negro y la de una estrella de neutrones está entre 1,7 y 2,7 veces la masa del sol.

La definición de este límite será fundamental porque permitirá a los científicos saber más sobre el comportamiento de la materia sometida a unas condiciones de altísima densidad.

Votación
3 votos

Descubierto el agujero negro más pequeño jamás detectado