La petrolera Total estudia apelar la sentencia por el caso del «Erika»


La petrolera Total lamentó que un tribunal francés la haya condenado por la marea negra causada al naufragar el Erika en 1999 e insinuó que podría recurrir la sentencia que, paradójicamente, según advirtió, podría llevar a una degradación de la seguridad del transporte marítimo. En una sentencia histórica que, por primera vez en Francia, instaura el principio del «perjuicio ecológico», el Tribunal Correccional de París condenó a Total, al armador y al gestor del petrolero Erika, así como a la sociedad italiana de certificación Rina, a pagar colectivamente 192 millones de euros en indemnizaciones a las víctimas de la marea negra.

«Total lamenta la decisión» del tribunal de condenarla por lo civil y penal por un «delito de contaminación», más aún considerando que el tribunal «reconoce que la verdadera causa del naufragio» es ajena a la petrolera, indicó esta en un comunicado. Total advirtió de que, al designarla como uno de los responsables, el veredicto podría acarrear «la confusión de responsabilidades» y, con ello, «degradar la seguridad de los transportes marítimos».

La petrolera indicó que la decisión del tribunal conlleva «muchos motivos de apelación» y recordó que tiene diez días para ejercer ese derecho.

El ministro de Agricultura y Pesca, Michel Barnier, opinó que Total no debería apelar, a la vez que subrayó que, con esta sentencia «bastante ejemplar», «por primera vez se pone un precio a la naturaleza» y a «un capital, que es la biodiversidad».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La petrolera Total estudia apelar la sentencia por el caso del «Erika»