El divorcio es perjudicial para el medioambiente

Los que se separan consumen más agua y energía que cuando vivían juntos.


El divorcio no sólo es malo para la salud sino también para el medioambiente, según un estudio de la Universidad Estatal de Michigan, que dice que los que se separan consumen más agua y energía que cuando vivían juntos.

El análisis, del que se hace eco el diario «The Washington Post» en su edición de hoy, destaca que las parejas que cohabitan y las familias alrededor del mundo utilizan los recursos de forma más eficiente que los hogares de personas separadas.

Los investigadores calcularon que en el 2005 los hogares de estadounidenses separados consumieron entre un 42 y un 61% más recursos por persona que antes del divorcio, al gastar un 46 por ciento más en electricidad y un 56 por ciento más en agua.

El informe publicado el lunes en la revista «Proceedings of the National Academy of Sciences» también descubrió que si las parejas divorciadas se hubiesen quedado juntas en el 2005, EEUU habría ahorrado 73.000 millones de kilovatios/hora de electricidad y 2.370 millones de litros de agua sólo ese año.

Jianguo Liu, uno de los co-autores del estudio mencionó, en declaraciones al «Post», que los hogares en los que viven matrimonios utilizan la energía y el agua de forma más eficiente que los de los divorciados porque comparten los mismos recursos, incluida la luz y la calefacción, entre más gente.

Además, los hogares de divorciados que los autores investigaron entre 1998 y el 2002 utilizan más espacio.

Liu y Eunice Yu, el otro autor del estudio, investigaron datos de 12 países, incluidos Bielorusia, Brasil, Kenia y Grecia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El divorcio es perjudicial para el medioambiente