«La nanotecnología ya está en la vida cotidiana del ciudadano»

SOCIEDAD

El mercado reúne desde cremas solares a microchips hechos a partir de una ciencia que abre nuevas puertas a Galicia

26 oct 2007 . Actualizado a las 02:00 h.

Cremas solares más protectoras, gafas de sol que no se rayan, prendas que no se arrugan, pinturas anticorrosivas, diminutas memorias para comercializar ordenadores mejores y más veloces... El mercado se está empezando a inundar de productos de uso cotidiano derivados de una ciencia que está llamada a protagonizar a lo largo de este siglo la nueva revolución industrial: la nanotecnología o manipulación de los materiales a escala atómica (un nanómetro es la millonésima parte de un milímetro). Es una ciencia que abre infinidad de posibilidades tanto a los investigadores como a los empresarios gallegos, y de eso habló ayer en A Coruña José Rivas Rey, catedrático de Física y director del Centro Ibérico de Nanotecnología, un proyecto conjunto de España y Portugal que tendrá su sede en Braga, en un acto organizado por la Fundación Instituto Tecnológico de Galicia en colaboración con Caixa Galicia.

-¿La nanotecnología se ha incorporado ya a la vida cotidiano del ciudadano aunque este no lo sepa?

-Sí, ya se ha incorporado a la vida cotidiana y cada vez habrá más productos derivados de esta ciencia. Todos tenemos tarjetas de crédito cuya información se guarda en la barra posterior gracias a la nanotecnología, o tenemos catalizadores mejores en nuestros coches o consumimos medicamentos más eficaces a partir de la nanotecnología.

-¿Qué más aplicaciones se pueden encontrar?

-Desde cremas solares que protegen mejor del sol, a materiales más resistentes que se utilizan para fabricar bicicletas, palos de golf o raquetas de tenis pasando por materiales textiles que transpiran, pero por los que no pasa el agua, cristales antihumedad por los que resbala el agua, materiales dentales compuestos o pinturas anticorrosivas. Pero los mayores avances quizás se hayan registrado en el mundo de la electrónica, que es la que empezó antes a beneficiarse de la nanoelectrónica.

-Parece entonces que será verdad lo que dicen los expertos de que la nueva revolución industrial será protagonizada por la nanotecnología.

-Estados Unidos, Asia y Europa están apostando mucho por esta ciencia, y si es así, es porque realmente se piensa que va a suponer un gran salto tecnológico. En la actualidad estamos hablando de que el mercado mueve un billón de euros al año en productos nanotecnológicos, y su crecimiento será exponencial en el futuro. Pero donde realmente se está haciendo una inversión enorme es en la zona asiática, en países como China o Corea, que ven en la nanotecnología una gran oportunidad de negocio.

-¿Una oportunidad que también puede llegar a Galicia?

-Aquí, para estar bien posicionado, la rapidez con que desarrolles un producto y lo pongas en el mercado va a ser lo más importante. Y aquí es también donde a un grupo pequeño de empresas, con una buena idea, se le pueden abrir muchas puertas y sacar partido. Aquí el pez grande no es el que se va a comer al chico, sino que el más rápido se va a comer al lento. Hay que tener una buena idea, apostar por ella y desarrollarla rápidamente.