Unas mil personas protestan por la creación de una zona de protección de aves en A Limia

La declaración de la ZEPA está amparada en diversas directrices europeas que obligan a la elaboración de planes de gestión coherentes con la realidad socioeconómica de la zona a proteger.


Unas mil personas se concentraron esta mañana ante la delegación provincial de la Consellería de Medio Ambiente en Ourense, convocadas por el Sindicato Labrego Galego, para protestar contra el proyecto de creación de una zona especial de protección de aves (ZEPA) en la comarca de A Limia.

Aunque la mayoría de los concentrados eran agricultores, también hubo representantes municipales, como los alcaldes y concejales de Xinzo, Sandiás, Porqueira, Sarreaus, Rairiz de Veiga, Vilar de Santos y Trasmiras.

Una representación del Sindicato Labrego Galego, acompañado por el alcalde de Xinzo, Isaac Vila, se reunió con el delegado de Medio Ambiente, Francisco José Fumega, para expresarle el malestar que ha causado entre los agricultores de la comarca la declaración de la ZEPA, al entender que no se ha tenido en cuenta sus intereses.

El responsable comarcal del SLG en A Limia, Anxo Pérez Rúa, le solicitó al delegado la ampliación del período para presentar alegaciones, que finaliza el día 2 de septiembre, y la apertura de negociaciones con los responsables de la Dirección Xeral de Conservación da Natureza.

La declaración de la ZEPA está amparada en diversas directrices europeas que obligan a la elaboración de planes de gestión coherentes con la realidad socioeconómica de la zona a proteger. En el caso de A Limia, se delimitará para preservar los ejemplares de alcavarán, sisón y aguilucho cenizo, cuyas poblaciones se encuentran en retroceso desde hace varias décadas.

A pesar de que el director general de Conservación de la Naturaleza, José Benito Reza, manifestó hace días que la ZEPA no va a repercutir sobre los hábitos de cultivo de la tierra, para el Sindicato Labrego Galego «no está claro».

Además, este sindicato ve «oscurantista» la política que siguen los responsables de Medio Ambiente de la Xunta. Pérez Rúa califica de «esperpéntica» que la argumentación científica de incluir 10.000 hectáreas se base «en la definición de A Limia como estepa, en la que hay una presencia ocasional de aves poco frecuentes, y que se hayan excluido otras zonas de humedales de mayor interés faunístico y ornitológico».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Unas mil personas protestan por la creación de una zona de protección de aves en A Limia