China contraataca y veta la entrada de ciertas galletas estadounidenses

Pekín argumenta que los envases tienen excesivos niveles de aluminio.


China ha ordenado impedir la entrada de tres tipos de galletas de una subsidiaria de la empresa estadounidense Sopas Campbell, argumentando que tiene excesivos niveles de aluminio, mientras en el resto del mundo continúan retirándose del mercado juguetes fabricados en el país asiático.

La Administración Estatal de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena (AQSIQ) aseguró que había encontrado niveles peligrosos de este metal en 3,6 toneladas de galletas -dirigidas principalmente al consumo infantil- producidas por la empresa indonesia PT.Arnott's, subsidiaria de Campbell.

Según AQSIQ, en el ojo del huracán en los últimos meses por escándalos que han afectado la credibilidad de los productos chinos, las galletas tienen niveles de aluminio de entre 280 y 320 partículas por millón, cuando lo permitido son 100.

Artnott's, empresa australiana adquirida por Campbell en 2001, tiene factorías en Indonesia, Papúa Nueva Guinea, Nueva Zelanda y China, donde posee instalaciones en Cantón y Shanghai.

Indonesia es uno de los países que se ha sumado a la retirada de algunos productos chinos de los mercados, ordenando que se dejaran de vender en las tiendas unos caramelos chinos llamados «Conejo Blanco», muy populares en el sureste asiático y que también fueron retirados en Filipinas.

Un responsable de AQSIQ, citado por la agencia de noticias «Xinhua», señaló que las galletas prohibidas en China fueron interceptadas antes de ser etiquetadas en mandarín y, por consiguiente, no llegaron a los mercados.

Según la nota oficial, el aluminio en altos niveles puede causar problemas gastrointestinales, anemia o incluso pérdida de memoria.

El AQSIQ ha ordenado aumentar las inspecciones de calidad de alimentos procedentes de Indonesia y pidió a los importadores que especifiquen con claridad a los productores del archipiélago sur-asiático sus requisitos sanitarios, para evitar nuevas sanciones.

China suele responder con este tipo de medidas a las dictadas contra sus empresas en otros países, como las que en los últimos días han sacudido la industria juguetera del país asiático.

Mattel, el mayor fabricante mundial de juguetes, anunció ayer la retirada del mercado de nueve millones de juguetes defectuosos fabricados en China, por contener exceso de plomo en sus pinturas.

Hace apenas 10 días, una de sus filiales, Fisher Price, también ordenaba la retirada de más de un millón de juguetes, por la misma causa, y en julio hubo un incidente casi idéntico que involucró a otra socia china de una juguetera norteamericana (RC2).

El jefe de una de las compañías que fabricaron para Mattel juguetes retirados apareció ahorcado el pasado fin de semana.

El 80 por ciento de los juguetes para la exportación que producen las jugueteras chinas tiene Estados Unidos como destino, y según Pekín, las firmas nacionales cumplen los estándares impuestos por sus socias estadounidenses por contrato.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

China contraataca y veta la entrada de ciertas galletas estadounidenses