«Estoy pasando por encima de Vigo, ¡tenéis un tiempo de perros!»

Pedro Duque conversó ayer desde el museo Verbum con escolares españoles y portugueses En la conexión por radio -diez minutos-, no dio tiempo a que todos los niños elegidos hablasen


vigo

El Museo Verbum de Vigo parecía ayer una sucursal en Liliput de una sala de comunicaciones de la Nasa. Pero no era la Nasa, sino la ESA (Agencia Espacial Europea), la organizadora de la charla en la que escolares españoles y portugueses pudieron hablar con Pedro Duque durante diez minutos (el tiempo que tarda la Espación Espacial Internacional en la que flota el astronauta en atravesar la latitud en la que se puede establecer contacto).La espera fue larga. Mientras Pedro se acercaba a toda pastilla (la nave recorre la órbita completa a la Tierra en una hora y media), el representantes de la ESA, Manuel Valls, acompañado de miembros del Fondo Educativo de la Estación Espacial Internacional, el astronauta italiano Umberto Guidoni y el alcalde de Vigo, les contaba cosas como «hacemos cohetes» o les arengaba, «¡necesitamos ingenieros!», hasta que dijo «la estación se está acercando a 400 kilómetros de altitud por encima de nosotros». Los estudiantes de Primaria de los centros Ramón Laporta de Valencia, el Inglés del Puerto de Santa María, el Santa Mariña de Vigo, el Matilde de la Torre de Torrelavega , el José Mª Lapuerta de Cartagena y el Casal do Cotao de Sintra, por fin iban a materializar una odisea espacial que empezaba hace casi un año vía concurso en el que participaron más de 5.000 escolares. Quedaron 110, los que estaban ayer en el Verbum y de éstos, una veintena podía, por fin, hablar con Duque. La Asociación de Radioaficionados Vigo Val Miñor facilitó la tecnología que permitió establecer la comunicación a la hora señalada, las 13.05.-«November Alfa 1 Sierra, Sierra, cambio», repetían, hasta que el astronauta contestó. -«Hola Pedro, me llamo Mercedes, ¿te da miedo estar tan lejos?, cambio», fue la primera pregunta a la que el héroe espacial contestó, por supuesto, que no. «Estoy pasando por encima de Vigo, ¡teneis un tiempo de perros!», indicó Pedro. «Cómo se ven las estrellas, te ha gustado nuestro dibujo de la nave?», seguían preguntando, pero no dio tiempo. Cuatro niñas se quedaron sin hablar con él. El último le preguntó «¿Cuál es tu trabajo en la estación espacial?» y Pedro dijo adios, «hasta otra, si aún me oís», y enmudeció. ¿No sería una evasiva?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Estoy pasando por encima de Vigo, ¡tenéis un tiempo de perros!»