La ausencia de gravedad modifica el olor de las flores en el espacio

La multinacional IFF comercializará la fragancia producida en un experimento del Columbia Los investigadores usarán el «aroma de rosa espacial» para crear sabores hasta ahora desconocidos


redacción

En el espacio, las flores huelen distinto. Los que lo han comprobado aseguran, incluso, que huelen mejor. Los siete astronautas que desde hace una semana orbitan alrededor de la Tierra a bordo del Columbia tienen entre sus manos el que probablemente es uno de los experimentos más románticos de los posibles: constatar que la ausencia de gravedad modifica la fragancia que emiten las flores.El experimento, dirigido por el Centro de Automatización Espacial de Wisconsin (WCSAR según sus siglas en inglés), dependiente de la NASA, cuenta con el respaldo de la multinacional IFF, la fabricante de fragancias número uno del mundo, que pretende dar a la investigación una salida comercial. No es la primera vez que lo hace.En 1998, el vuelo STS-95 del transbordador Discovery que llevó a Pedro Duque al espacio transportó varios ejemplares de overnight scentsation, un híbrido de rosa preparado para tan singular travesía en los laboratorios del WCSAR. Durante el vuelo se comprobó que la microgravedad había modificado el aceite que segregaba la rosa para generar una nueva fragancia. Bautizado con el nombre de «rosa espacial», IFF utilizó este nuevo aroma para crear un perfume llamado Zen, comercializado por la firma japonesa Shiseido, y un aerosol llamado Impulse, de Unilever.PrecedenteSegún Richard A. Goldstein, presidente de IFF, «el desarrollo de este nuevo y único aroma y su primera utilización comercial planteó un precedente en la industria de la perfumería y abrió una puerta para el descubrimiento de otras fragancias desconocidas hasta ahora».Las especies adjuntadas en esta ocasión al equipaje del Columbia fueron un tipo de rosa enana llamada Jerry O -en honor a su creador- y varias flores de arroz asiático. En la Tierra, la Jerry O emite el olor clásico de rosa, mientras que el aroma de la flor del arroz recuerda al de los jazmines frescos. Las plantas fueron elegidas porque sus notas aromáticas forman parte de los ingredientes básicos utilizados en perfumería.Los astronautas del Columbia han sido entrenados para extraer los aceites esenciales de las flores sin alterarlos. Una vez que regresen a Tierra, los extractos serán analizados para comprobar que la microgravedad ha alterado sus moléculas. A continuación serán reproducidos.A medio plazo, los investigadores se plantean utilizar estos aromas espaciales como aditivos para que actúen como exóticos aromatizantes en determinados comestibles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La ausencia de gravedad modifica el olor de las flores en el espacio