Álvaro Cervantes: «Me arranqué en algún momento del rodaje con el italiano»

J. Moreno MADRID / COLPISA

PLATA O PLOMO

.

El actor da vida a Aurelio de «Los relojes del diablo», la serie que emite Cuatro

26 jul 2021 . Actualizado a las 09:38 h.

Atreviéndose incluso con el italiano, el actor Álvaro Cervantes (Barcelona, 31 años) es uno de los actores de Los relojes del diablo, la nueva ficción italo-española que emite Cuatro esta noche a partir de las 22.45 horas. En ella, el intérprete se mete en la piel de Aurelio, el hijo ilegítimo del líder del cártel de los Vizcaíno, poderoso clan que opera entre España y Venezuela. Tras la detención de su padre, se las ingenió para hacerse con el poder en la organización sin derramar ni una gota de sangre. Sin embargo, bajo su aspecto juvenil se esconde un hombre de negocios sin escrúpulos, que hace gala de una extrema violencia si la situación lo requiere.

La nueva coproducción de Mediaset, que ya se emitió en Italia a través de la cadena pública RAI en un estreno que fue seguido por más de cinco millones de espectadores y un 21 % de share, está inspirada en el libro Gli orologi del diavolo, escrito por el periodista Federico Ruffo. Cuenta la historia de Gianfranco Franciosi, el mecánico italiano que ayudó a las fuerzas del orden a desmantelar una importante red de narcotráfico en el marco de la operación Albatros hace más de una década. El reparto internacional de la serie lo completan, entre otros, los actores Giuseppe Fiorello, Nicole Grimaudo, Alicia Borrachero y Michelle Calvó.

—¿Qué diferencia esta serie de narcotráfico de otras?

—En esta serie, lo diferente no es tanto que sea una serie sobre narcotráfico, sino que es la historia de un infiltrado, Marco, en una red de narcotráfico; un hombre común por su condición de mecánico y náutico, que repara y fabrica embarcaciones. Esa situación le lleva a tener contacto con esta red y eso es lo que utilizará la policía italiana, en colaboración con la española, para dar con Aurelio, que interpreto yo. Este personaje, Marco, el mecánico, va a ser el encargado de fabricar las embarcaciones al líder de la organización y eso va afianzar una relación durísima.