Nuevas caras para la cuarta temporada de «Élite»

Iker Cortés MADRID / COLPISA

PLATA O PLOMO

NIETENETFLIX

La serie de Netflix, regresa el 18 de junio con una encarnizada batalla entre los nuevos alumnos de Las Encinas y los veteranos. Ya hay confirmada una quinta temporada

14 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

No es fácil la papeleta que Élite tiene por delante. La serie de Netflix afronta a partir del 18 de junio su cuarta temporada y lo hace con nuevas caras. La expectación está ahí. De hecho, la rueda de prensa que la pasada semana sirvió de pistoletazo de salida a este nuevo curso en el instituto de Las Encinas fue seguida por 75 medios de España, Portugal y Latinoamérica, según apuntó Netflix.

Precisamente, ese ha sido el gran reto al que se ha enfrentado la ficción: encontrar el equilibrio entre los nuevos actores y los veteranos.

«Necesitábamos que los personajes nuevos entraran con mucha fuerza, pero que no fagocitaran a los antiguos, y al revés, que los antiguos no hicieran sombra a los nuevos. Y nos costó, pero creo que lo hemos logrado», afirma Carlos Montero, cocreador de la serie junto a Darío Madrona. «Los nuevos lo tenían difícil, pero desde el primer capítulo te enamoras de ellos. Yo siempre digo que toda la gente de Twitter que nos está odiando, a los dos días se va a sentir fatal porque va a enamorarse de los nuevos», dice convencido.

La nueva tanda de episodios arranca con la llegada de un nuevo director a Las Encinas. Se trata de uno de los empresarios más poderosos de Europa y viene dispuesto a reconducir un instituto que, a su juicio, está algo desbocado -los distintos asesinatos en el centro seguro que algo han tenido que ver-. Junto a él llegarán sus tres hijos, Ari (Carla Díaz), Mencía (Martina Cariddi) y Patrick (Manuel Ríos); tres adolescentes acostumbrados a salirse siempre con la suya. A ellos se unirá Phillippe (el músico Pol Granch). El choque con los estudiantes veteranos, Samuel (Itzan Escadilla), Omar (Omar Ayuso), Guzmán (Miguel Bernardeau), Ander (Arón Piper), Cayetana (Georgina Amorós) y Rebeca (Claudia Salas), será inevitable y provocará una tragedia con un responsable cuya identidad deberá descubrirse.

Para los nuevos actores, el vértigo está ahí. «Es un proyecto que tiene mucha proyección internacional, muchos seguidores, y al principio lo viví con nervios, preocupado por estar a la altura de la trayectoria de la serie. Pero una vez dentro, ha sido un gustazo hacerlo con compañeros así, con tan buen rollo. Los compañeros y el equipo nos han recibido superbien, nos han acogido con mucho cariño y hemos estado muy cómodos», reconoce Manu Ríos, que da vida a Patrick.

Su personaje irrumpirá con fuerza en la relación que mantienen Omar y Ander. Cuenta Arón, que da vida a Ander, que tanto Omar como él han conectado desde el minuto uno con Manu. «Patrick no llega con la intención de romper nada, es caprichoso, pero sin maldad», asegura. Se intuye pues un triángulo amoroso que puede dar mucho que hablar. «Habrá jaleo -matiza Manu, entre risas-. Es que tiene una personalidad arrolladora y cuando Ander se le mete en la cabeza, pues va a por ello, pero desde esas ganas y ese deseo, no para hacer daño».

No será el único triángulo amoroso que se adivina. Después de la trágica muerte de Marina y de la relación tóxica con Carla, Samu «deja atrás esa mochila dramática que llevaba», cuenta su intérprete, Itzan Escadilla. Su personaje se fijará en Ari, al igual que Guzmán, y eso hará que surja entre ellos un nuevo conflicto.

Con tanta intriga, amores y desamores, cabe preguntarse cuál es el secreto para que la ficción interese a espectadores de todas las edades.