Omar Sy: «Lupin es el James Bond francés»

María Estévez LOS ÁNGELES / COLPISA

PLATA O PLOMO

Emmanuel Guimier

El intérprete galo Omar Sy triunfa con sus aventuras como ladrón de guante blanco en «Lupin», la serie de Netflix que regresa este viernes con nuevos capítulos

11 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La serie francesa Lupin regresa este viernes a Netflix con la segunda parte de este thriller de misterio que protagoniza Omar Sy como Assane Diop, un ladrón de guante blanco que se inspira en Arsène Lupin, el novelesco personaje del escritor Maurice Leblanc. La serie sigue a Assane en su afán por vengarse de la poderosa familia Pellegrini después de que su patriarca, Hubert, incriminara a su padre en un crimen que lo llevó a la muerte. Lupin también se centra en la relación de Assane con su hijo Raoul y su complicado divorcio.

La primera parte de Lupin se lanzó en enero del 2021 y tanto la actuación de Sy como el ritmo rápido de la serie cosecharon elogios. Esa entrega de cinco episodios terminó con el secuestro de Raoul por parte de uno de los secuaces de Pellegrini. Este hecho será un componente importante de la segunda parte. Sy, uno de los actores más populares de Francia, comenzó su carrera como comediante antes de interpretar Los Intocables, por la que ganó el César francés y los corazones de 20 millones de espectadores. Desde entonces, ha protagonizado franquicias de gran éxito como X-Men: Days of Future Past y Jurassic World, y ha actuado junto a Tom Hanks, en Inferno (2016) y con Harrison Ford en La llamada de lo salvaje (2020).

—¿Cómo aterrizó en el proyecto de «Lupin»?

—Llegué a esta serie con la oferta de interpretar el personaje que yo quisiera. Es raro que los actores nos llamen para interpretar lo que nosotros queramos. No tardé en encontrar a Arsène Lupin muy atractivo, es el personaje perfecto para cualquier actor. Es seductor e inteligente, juega múltiples papeles en cada episodio y te hace vivir todo tipo de aventuras.

—Lo considera un icono francés

—Sí. En Inglaterra tienen a James Bond y en Francia tenemos a Lupin. Cuando creces en Francia, lees las historias de Lupin, imaginas su aspecto y sabes de lo que es capaz. Es uno de nuestros héroes. Yo estaba familiarizado con la versión manga de Lupin por lo que conocía al personaje a través de la versión japonesa, desde la visión de los años 80. Cuando me uní al proyecto, comencé a leer los libros y volví a ver todas las adaptaciones filmadas. Debo decir que la interpretación de Georges Descrières (en la serie de televisión francesa de la década de 1970) es mi favorita.

—«Lupin» supone su primer papel en la televisión, una versión sofisticada y cargada de acción de un personaje que ha cobrado gran importancia en el imaginario galo. ¿Cuál fue el mayor reto a la hora de interpretarlo?

—Para nosotros lo más importante era mantener su esencia al compartirlo con el mundo. Pensamos mucho en cómo trasladar el personaje al mundo actual. No podíamos volver a utilizar el efecto de la máscara de Misión Imposible, así que optamos por una opción muy simple: Assane se define por su sed de justicia, por el hecho de ser ignorado socialmente, su invisibilidad es su trauma y su poder. Cuanto más cambia de vestuario y oficios, más se mimetiza entre la multitud. Yo acepté esa idea porque es algo con lo que me identifico totalmente. En mi experiencia como comediante de televisión, sé que lo único que se necesita para cambiar de identidad es un gorro y un par de gafas. Assane necesita pequeños detalles para ascender socialmente, porque la sociedad tiende a centrarse más en lo que hace la gente que en quiénes son las personas.

—Y aunque la serie es un exitazo, usted ha decidido interpretar a Lupin desde un enfoque de menos es más.

—Como actor suelo ser más exagerado, pero mi actuación en Lupin es moderada. En ese sentido, siento que me aventuro en un territorio nuevo porque me vi obligado a controlarme para no convertirlo en una caricatura.