Nevenka, la víctima que quisieron convertir en culpable

El documental que se puede ver en Netflix resucita el caso de acoso sexual que conmocionó al país hace 20 años

Isamael Álvarez y Nevenka Fernández en una imagen de archivo
Isamael Álvarez y Nevenka Fernández en una imagen de archivo

Resucitar el caso de Nevenka Fernández, tal y como hace esta docuserie de tres capítulos, supone todo un bofetón de realidad acerca del país en el que vivimos. Durante tres capítulos se relata la historia de esta mujer que entró, joven y abrumaba, en la política y tardó apenas unos meses en darse cuenta que nadaba en el mar de los tiburones.

Su historia pervive en la memoria colectiva. Una relación breve con el alcalde de Ponferrada Ismael Álvarez. La ruptura. El acoso. La dimisión. El juicio y la condena. Este documental da nitidez al relato difuminado en el recuerdo. Ahí, ajustada la lente, da vértigo. Y repugnancia. También obliga a pensar, asumiendo culpas y sintiendo mucha vergüenza, de dónde venimos, en dónde estamos y hacia dónde vamos.

En ese pasado aparece la postura penosa de un Fiscal machista y arrogante que quiere culpabilizar a la víctima. La vecina que, en una manifestación de apoyo al alcalde, mira a cámara y dice que acosan a quien se deja. Y la propia Nevenka explicando encerronas como aquella del hotel en la que su acosador acabó masturbándose a su lado.

Ismael Álvarez no quiso aparecer en la pieza. Tampoco figuran los ediles de su grupo, ni ninguno de los 3.000 vecinos que lo respaldaron en la calle. Queda así la visión coja y dos preguntas sin contestar ¿Volvería a pasar hoy algo así? ¿Dejaríamos que pasase? Entre el sí y el no hay un pensamiento de distancia.

NEVENKA

****

España, 2020

Dirección: M. Sánchez-Maroto

Nevenka, la mujer que puso sobre la mesa el acoso sexual

Veinte años después de su polémico caso judicial, la exconcejala de Ponferrada cuenta su calvario en una serie de tres capítulos de Netflix con el fin de «ayudar a otras mujeres»

Hace veinte años que Nevenka Fernández, una joven de 26 años, se atrevió a dar un paso al frente y a denunciar a su acosador, un viudo 23 años mayor que ella. Ella era concejala de Ponferrada (León) y él, Ismael Álvarez, el alcalde. Él era viudo; ella, joven y sin compromiso, y ambos habían mantenido una relación sentimental hasta que ella decidió que se había acabado. Él se negó a aceptarlo y ahí empezó el calvario para ella. Lo habitual entonces habría sido soportarlo en silencio e intentar sobrevivir al hostigamiento, pero Nevenka dijo basta. Y lo dijo cuando aún nadie lo hacía. Cuando no existía el MeToo, el machismo no se ponía en cuestión y una mujer podía ser considerada sospechosa por un juez por vestir minifalda.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Tags
Comentarios

Nevenka, la víctima que quisieron convertir en culpable