«Una confesión»: ¿Seguir las normas o salvar vidas?

La serie está basada en un caso real, la desaparición y el asesinato de Sian O'Callaghan en el año 2011


Redacción / La Voz

¿Seguir las normas o salvar una vida? Esa es la difícil elección que plantea la serie Una confesión que estrena Movistar Seriesmanía (22.30 horas). Basada en un caso real, la desaparición y el asesinato de Sian O’Callaghan en el 2011 cuando tan solo tenía 22 años, mantiene los mismos nombres y está narrada en formato crónica, producida y escrita por Jeff Pope, que está detrás de éxitos como Philomena. Tras pasar una noche con sus amigos, Sian no regresa a casa, por lo que muy preocupados su familia y su novio acuden a la policía. El caso cae en las manos del detecive Steve Fulcher, que pone en marcha una minucionsa investigación para reconstruír los últimos pasos de la joven, convencido de que sigue viva y retenida contra su voluntad. Pero todo se complica cuando tan solo unos días después, otra familia denuncia que su hija, Becky Golden, ha desaparecido sin dejar ningún rastro. En este caso, su familia está más acostumbrada a sus continuas idas y venidas debido a sus adicciones, pero les alarma que tarde tanto en responder. Así que Fulcher decide interrogar al principal sospechoso, pero saltándose a la torera el protocolo policial para intentar hallar a Sian. Todo se vuelve en su contra, poniéndose en juego toda la investigación de las dos desapariciones e incluso jugándose su puesto.

El actor Martin Freeman, conocido por sus interpretaciones en Serlock, Fargo, The Office y El Hobbit, entre otras, da vida al detective. El reparto se completa con Siobhan Finneran (Happy Valley, Downton Abbey, Cold Feet y The Street) y Imelda Staunton (Pride, Maléfica y Paddington). Cada viernes, un capítulo de estreno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

«Una confesión»: ¿Seguir las normas o salvar vidas?