«Modern Love»: El amor humano, en las alegrías y en las penas

Ocho episodios basados en una columna de «The New York Times» sobre las relaciones personales en el siglo XXI llegan este viernes a Amazon


Desde hace quince años The New York Times publica una columna semanal que se ha hecho célebre entre sus lectores. Su título es Modern Love y recoge ensayos sobre el amor escritos por personas anónimas y editados por Daniel Jones, un periodista que, a estas alturas, ha leído y reescrito todas las historias imaginables sobre cariños, pasiones y desamores en todas sus formas.

La razón por la que esta columna se ha hecho tan popular con los años reside en que sus relatos no son fruto de un arrebato de inspiración romántica y edulcorada capaz de distorsionar la realidad, sino testimonios auténticos de todo lo bueno y lo malo que tiene el amor y las relaciones humanas en el siglo XXI. Y, como sus seguidores conocen, todas las narraciones poseen un giro o una peculiaridad que las hace especiales y únicas.

Un puñado de los mejores relatos que han pasado por sus páginas se han convertido ahora en una serie de ocho episodios cortos que este viernes llega a Amazon Prime. En ellos se reflejan desde finales felices a ilusiones imposibles, desde la existencia marcada por un trastorno bipolar a la pasión en la tercera edad.

La tradición demuestra que, hablando del amor, suele resultar cómodo y tentador pasarse con la dosis de azúcar que se suministra al espectador, pero aquí los directores apuestan por una contención que permite que la empatía hacia gran parte de sus personajes, no todos, sea genuina. Sus ocho episodios independientes, que se pueden ver en cualquier orden siempre que se reserve el último para el final, arrancan con una chica que vive en uno de esos edificios neoyorquinos con un elegante portero a la entrada y que encadena relaciones poco satisfactorias hasta que un embarazo por sorpresa lo cambia todo.

En esta antología sobresale el claroscuro que protagoniza Anne Hathaway y que permite ver cómo buscar pareja es un obstáculo más en la existencia de alguien como Lexi, una chica que no encaja en los cánones de lo que la sociedad espera. Hay historias de esperanza como la de una pareja madura en terapia, que está protagonizada por Tina Fey y John Slattery y rezuma el estilo personal de su directora, la irlandesa Sharon Horgan. Destaca también el capítulo protagonizado por Catherine Keener, Dev Pattel y Andy García, en el que una periodista hace de Cupido en un simbólico reflejo de ¡Qué bello es vivir! sobre todo lo que pudo haber sido y no fue. Y el protagonizado por Andrew Scott, el Moriarty de Sherlock y cura cañón de Fleabag en otra interpretación inspirada.

Y al fondo de todo eso está Nueva York. Sus parques, sus calles, sus taxis amarillos y el interiorismo de sus apartamentos sirven de decorado fascinante para esta colección de crónicas románticas. La serie respira esta ciudad por los cuatro costados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

«Modern Love»: El amor humano, en las alegrías y en las penas