Richard Brake: «Para ser el Rey de la Noche tuve que buscar en mi propia oscuridad»

El intérprete que dio vida al personaje en dos temporadas de «Juego de tronos» habla de su figura y su final en la serie

El actor galés Richard Brake, que interpretó al Rey de la Noche en dos temporadas de «Juego de tronos»
El actor galés Richard Brake, que interpretó al Rey de la Noche en dos temporadas de «Juego de tronos»

redacción / la voz

Una mirada del Rey de la Noche produce escalofríos. Cuesta creer que esos mismos ojos azules brillan en el rostro afable de Richard Brake (Ystrad Mynach, 1964), quien interpretó al icónico personaje de Juego de tronos en sus temporadas cuatro y cinco. El actor galés explica que tuvo que sumergirse en su propia oscuridad para encarnar a un personaje que, según él, representa la maldad pura. Fue una de las cuestiones que abordó durante su paso por el festival Metrópoli de Gijón, al igual que el destino final de su personaje en la serie.

-El éxito planetario de «Juego de tronos» va más allá de lo televisivo. ¿A qué lo atribuye?

-Creo que, de alguna forma, Juego de tronos ha asumido el papel que desempeñaba el teatro en la antigua Grecia: era parte de la ciudadanía. Entendían que era parte de la educación, que necesitas ver muerte, incesto, cosas como odiar o amar a tus padres, todo eso que ahora damos por sentado pero que está muy enraizado en nuestra condición humana. Ahora la televisión cumple con esa necesidad de catarsis. En la serie están todos los grandes temas: la vida y la muerte, la guerra y la ambición, el incesto y el sexo… Ha tocado a la gente como muy pocas cosas pueden porque llega a lo más profundo del ser humano. Ser parte de ello, para un actor, fue un regalo y un honor.

-Su personaje no tiene diálogos pero está dotado de una gran expresividad. ¿Cómo lo encaró como intérprete?

-Fue todo un reto. Me acuerdo de aquella escena en la batalla de Casa Austera, en la que caminaba por aquel muelle y levanto los brazos. ¿Lo recuerdas?

-Sí, iba a preguntarle después por ese momento, quizá el más impactante de su personaje.

-Bien, pues cuando grabamos el primer día debí de recorrer esa pasarela una veintena de veces, es lo habitual en cine y televisión. Aquella noche me fui al hotel y pensé: «¿De qué va esto? ¿Quién es mi personaje?». Sentía que solo era un tipo dentro de un traje, oculto por el maquillaje. Entonces caí en la cuenta. La serie aborda la vida y la muerte, el bien y el mal, y yo soy el personaje más malvado de este universo. Soy la muerte. El mayor temor de una persona. No solo puedo matarte, también puedo resucitarte de entre los muertos y usarte como mi juguete, mi soldado. Para interpretarlo tenía que buscar en mi propia oscuridad. Ya he interpretado a gente malvada, a psicópatas, y no me supone ningún problema llegar a ese lugar. Esa noche supe que mi responsabilidad como actor era sumergirme en ese pozo oscuro. Así que al día siguiente volví a la grabación, volví a caminar por aquel muelle, pero esta vez el director y todo el equipo estaban entusiasmados. No había cambiado nada en lo físico, pero sí dentro de mi cabeza. Esa es la magia de la actuación: encontré ese lugar en mi interior y dejé que llegase a la cámara. No hay que hacer nada más: ni muecas ni estirar la cabeza, simplemente habitar tu oscuridad, mental y emocionalmente. Y de alguna forma tú, como espectador, puedes verlo. Creo. Al menos, por cómo reaccionó el público, creo que lo conseguí.

Richard Brake, como el Rey de la Noche, en el episodio «Casa austera»
Richard Brake, como el Rey de la Noche, en el episodio «Casa austera»

-Estará familiarizado con todas las teorías que rodean al Rey...

-En aquel momento no tenía ni idea. No me explicaron nada. Así que utilicé mis propias ideas para trabajar el personaje. Al final, lo han dejado como un enigma. He oído teorías de que era un Targaryen porque podía cabalgar un dragón, lo cual podría tener sentido, pero tampoco ha quedado demasiado claro. El Rey de la Noche sigue siendo un enigma. No hay respuestas. Quizá las haya en esto nuevo que van a hacer, pero lo único que sé es que para mí representa el mal absoluto. Alguien malvado, a quien al final mata una niña, pero, en fin.

-¿Qué le pareció ese final? Aunque usted no fue el actor de la última temporada...

-Bueno, me encantó que fuese ella la que lo matase. Tiene gracia, porque antes, cuando me preguntaban cuál era mi personaje favorito, siempre respondía que Arya. Y ella [Maisie Williams] es una actriz fantástica. La evolución de su personaje me pareció fascinante. Ni siquiera vi esa escena. Estaba en un avión pero sí tenía wifi y, por las reacciones que fui viendo en Twitter, deduje que había sido ella: «Vaya, me ha matado». Me pareció muy bien, una decisión acertada. Era la conclusión lógica de cómo habían desarrollado su personaje: salva al mundo, realmente. Fue muy especial. Estuvo bien. Fue rápido. Mucho más rápido de lo que me habría imaginado, pero ya está [risas].

«Me encantó rodar 'Feedback' en Galicia con Pedro C. Alonso»

Brake tiene una larga carrera como actor a sus espaldas, que incluye una estancia en Galicia, donde rodó Feedback, dirigido por Pedro C. Alonso. «Pedro y el equipo tienen un gran talento y me encantó rodar con ellos», afirma. «Cuando me dijeron que iba a rodar en España en invierno me froté las manos: ¡genial! Pero luego no dejó de llover en todo un mes», recuerda entre risas. «Había trabajado en Almería, pero no conocía Galicia, que me pareció un lugar fantástico». También se le ha podido ver este año en Los hermanos Sisters, de Jacques Audiard -«un gran guion y un director increíble»- y se le recuerda especialmente por matar en la gran pantalla a los padres de uno de sus héroes de infancia, Batman: «Es un resumen de mi carrera: quiero ser el bueno pero al final siempre acabo siendo el malo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Richard Brake: «Para ser el Rey de la Noche tuve que buscar en mi propia oscuridad»