Belén Cuesta: «Está muy bien hacer autocrítica de nuestro mundo en "Paquita Salas"»

Beatriz Pallas REDACCIÓN / LA VOZ

PLATA O PLOMO

Netflix

Los Javis aseguran que «el personaje de Magüi es el 50 %» de esta comedia que parodia el mundo del cine y la televisión

03 jul 2019 . Actualizado a las 08:40 h.

Paquita Salas es la protagonista de la comedia de Netflix que lleva su nombre y que llega a su tercera temporada cargada de «sorpresas bastante impactantes». Pero sus propios creadores, Javier Calvo y Javier Ambrossi, reconocen que «el 50 % de la serie» es la frágil e inexperta Magüi, mano derecha de esta agente de actrices pasada de moda. El personaje que interpreta Belén Cuesta trabaja ahora para una intolerante jefa interpretada por Terelu Campos y se ha ganado incluso el tener un capítulo en el que ella es la estrella.

-Ahora Magüi ya no es Magüi. Es Malu y tiene que cambiar de trabajo y de aspecto. ¿Cómo le afecta esto al personaje?

-Como la oficina de Paquita tuvo que cerrar en la anterior temporada, Magüi ha tenido que sobrevivir. Ahora está trabajando en un showroom de moda, intentando aprender cómo funciona y aceptando todo lo que le exigen, como cambiar el nombre y de aspecto. Intenta meterse en este mundo, que a ella le viene grande y no sabe gestionar muy bien, aunque está poniendo voluntad para hacerlo lo mejor posible. Ya no solo por agradar, que ella tiene este carácter de querer gustar, sino porque necesita el trabajo. Está metida en esa lucha de intentar hacerse un hueco en un sitio al que no pertenece y en el que no se siente cómoda para nada. Al mismo tiempo, tiene ese anhelo de echar de menos a Paquita, que, aunque era una jefa estricta, dura y que chillaba mucho, siempre supo y respetó quién era Magüi. Ahora no le dejan ser quien es ella realmente.