La ABAU en julio: «Es duro estudiar cuando tus amigos ya están de fiesta»

BEATRIZ ANTÓN FERROL / LA VOZ

SELECTIVIDAD

Más de 180 estudiantes de la comarca se han matriculado en la «repesca» de la selectividad, cuyas pruebas se celebran en las dos politécnicas del campus

15 jul 2021 . Actualizado a las 23:53 h.

Mientras muchos estudiantes disfrutan ya de sus vacaciones tras haber dado carpetazo a la selectividad en junio, a otros no les ha quedado más remedio que seguir hincando los codos para afrontar con éxito la convocatoria extraordinaria de la ABAU, que este año se vuelve a celebrar en julio después que en el 2020 se retrasase al mes de septiembre por la pandemia del coronavirus. Entre esos sufridores se encuentra Lucía Lorenzo, del IES Canido, que no se pudo presentar en junio a las pruebas al enfermar de covid. «Lo pasé muy mal por no poder ir a los exámenes, pero más aún por el covid, porque durante diez días estuve bastante mal: tenía tos, me costaba respirar y también perdí el olfato y el gusto», comenta en un descanso a las puertas de la Politécnica del campus de Esteiro, justo después de hacer el examen de Historia de España. «Me pareció más fácil de lo que yo pensaba, y tuve mucha suerte, porque me cayó justo lo que mejor llevaba: el movimiento obrero y el Neolítico», añade complacida.

Lucía se encuentra entre los 185 estudiantes de la comarca que este año se han matriculado en la convocatoria extraordinaria de la ABAU, cuyas pruebas se desarrollan desde este martes y hasta el jueves en las dos escuelas politécnicas del campus de Ferrol (los del IES Ortigueira se examinan en Viveiro). Son casi el doble que los que se presentaron a la «repesca» de la selectividad en el 2020, cuando el confinamiento por el covid disparó los aprobados en segundo de bachillerato, y consecuentemente, fueron muchos más los alumnos que se pudieron presentar a la convocatoria ordinaria de la ABAU en junio.

Menos opciones

Lucía sueña con estudiar Educación Social, aunque sabe que tiene menos opciones que los alumnos que aprobaron la ABAU en junio, que llevan ventaja a los de julio y ya se están matriculando en los grados. «La nota de corte en el 2020 quedó en más de un 8 y hay bastante demanda, pero sé que el año pasado algunos alumnos de la convocatoria extraordinaria consiguieron entrar, así que no me rindo», dice esperanzada.