Sube la matriculación para las pruebas de selectividad en Galicia con 3.000 inscritos más que el año pasado

Son un 26 % más que en la convocatoria de junio del 2019

Realizacion de uno de los exámenes de selectividad en la Facultad de Derecho de Santiago el año pasado
Realizacion de uno de los exámenes de selectividad en la Facultad de Derecho de Santiago el año pasado

Tras cerrarse el pasado viernes 19 de junio el plazo ordinario de inscripción en las pruebas de selectividad gallegas (ABAU), todo apunta a que los exámenes registrarán este año un récord de participantes. El número de alumnos que ha formalizado matrícula supera ya en 3.000 al de los inscritos en la convocatoria de junio del pasado ejercicio, a la que optaban unos 11.500 estudiantes. Este año habrá más de 14.000.

Según los datos trasladados a la agencia Europa Press por fuentes de la Comisión Interuniversitaria de Galicia (CIUG), la matriculación se ha incrementado en un 26 % con respecto a las cifras de junio del 2019. La CIUG explica este aumento por el mayor número de aprobados en bachillerato y también porque más estudiantes se presentan a la parte voluntaria para subir nota

Así, la principal diferencia entre ambas convocatorias (y también con las matriculaciones de junio de años anteriores) se encontraría en la dinámica peculiar que ha tenido este tercer trimestre marcado por la pandemia de coronavirus y en la evaluación del curso académico.

El criterio del Ministerio de Educación y de las comunidades autónomas ha sido el fomento de la promoción de los alumnos, el repaso y la recuperación, lo que se tradujo en un aumento de los aprobados. Y la CIUG explica que la mayoría de estos estudiantes se presentan a la fase voluntaria de las pruebas para subir nota (cerca de 2.000 alumnos).

Más participantes, más difícil evitar aglomeraciones

Los exámenes de la selectividad se desarrollarán en Galicia entre el 7, 8 y 9 de julio. Este año, debido a la crisis sanitaria, se multiplican las comisiones delegadas (serán unas 56), habrá menos alumnos por aula, los estudiantes estarán más distribuidos, y también se contará con muchos más docentes y vocales para vigilar el cumplimiento de las medidas de seguridad.

Santiago y A Coruña acogerán pruebas con módulos inferiores a 50 alumnos. En Vigo se realizará un modelo combinado por la mayor dispersión, de modo que algunas comisiones se ubicarán en pabellones o institutos comarcales para aprovechar el área de influencia y lugares de origen, como Tui o Ponteareas. Cada lugar tendrá una organización específica, y contará con la colaboración de los ayuntamientos y las Diputaciones para realizar traslados de materiales y otras casuísticas.

El papel del profesorado será esencial durante la realización de los exámenes, y habrá una mayor dotación tanto para controlar los exámenes como el movimiento en pasillos, corredores, descansos y en el entorno del centro. La figura de los presidentes de las comisiones cobran así un mayor protagonismo este año, puesto que van a ayudar en el diseño del circuito de acceso al centro y el movimiento de personas en el inmueble.

El alumnado accederá a las sedes formando colas manteniendo las distancia interpersonal y se realizará secuencialmente, y también habrá un control para acceder a los exámenes. Para las pruebas en sí, cada aula se organizara intentando dejar tres pupitres de separación por fila y de modo escalonado con respecto a los espacios de atrás.

También se ha alterado el horario y la distribución de las materias, mediante la distribución de las troncales, las que cuentan con mayor alumnado realizando las pruebas, en los dos primeros días.

Esta organización se verá acompañada de la imprescindible distribución de materiales sanitarios. Cada sede tendrá geles, mascarillas de repuesto (serán obligatorias), cartelería e incluso bolígrafos desinfectados de sustitución, además de relojes bien visibles para controlar el tiempo.

Los alumnos podrán llevar consigo sus efectos personales y mochilas, que estarán a la vista a su lado, y todos los aparatos electrónicos deberán estar desconectados. También se ha descartado la apertura de comedores para evitar aglomeraciones, de modo que los aspirantes llevarán su propia comida y bebida en el caso de que no regresen a sus hogares durante el período intermedio, para que puedan utilizar los espacios del campus (sobre todo, aquellos situados al aire libre).

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
1 votos
Comentarios

Sube la matriculación para las pruebas de selectividad en Galicia con 3.000 inscritos más que el año pasado