Pioneros en la educación física

El grado de la Universidade da Coruña fue uno de los primeros centros de España. Los estudios tienen una fuerte carga práctica y ofrece cuatro itinerarios profesionales


Redacción / La Voz

doble prueba. Ciencias da Actividade Física e do Deporte tiene un acceso distinto que el resto de carreras. Además de tener la nota de selectividad, es necesario superar unas pruebas físicas, que están divididas en tres bloques. El primero es de adaptación al medio acuático, en el segundo hay que elegir entre carrera de obstáculos, agilidad en el suelo o con el balón y el tercer bloque consiste en una prueba de resistencia cíclica. 

La primera promoción de licenciados en Educación Física salió de las aulas de A Coruña en 1992. Cuando se creó el Instituto Nacional de Educación Física en Galicia, solo había otros dos grandes centros estatales: el de Madrid y el de Barcelona. Veinte años después, el grado de Ciencias da Actividade Física e do Deporte de la Universidade da Coruña forma cada año a 120 profesionales de una disciplina que es básica para la sociedad, aunque la sociedad a veces no sepa verlo.

«Tradicionalmente, esta carrera habilitaba para ser docente de educación física. No obstante, hoy en día podemos delimitar cuatro grandes ámbitos profesionales». Quien habla es Marta Bobo, gimnasta olímpica que hoy coordina el grado de la UdC. La docencia sigue siendo una de las principales orientaciones, pero existe también la vía de la actividad física y la salud, el entrenamiento y el rendimiento deportivo y la gestión deportiva. «Hoy en día, han ido tomando fuerza la vía de la actividad física y la salud, la gestión deportiva pública y privada y el entrenamiento deportivo ha evolucionado muchísimo», explica la coordinadora.

Por eso, el plan de estudios contempla dos cursos, primero y segundo, en los que se imparte el grueso de los créditos de formación básicos y obligatorios y a partir de tercer curso, a través de las optativas, el alumnado puede ir configurando su perfil profesional hacia una de esas cuatro grandes vías de especialización.

Una de las principales características del grado de Ciencias da Actividade Física e do Deporte es su carga práctica. Los dos primeros cursos reparten los 60 créditos en alrededor de treinta con una carga sobre toda teórica y otros treinta fundamentalmente prácticos.

Después, la carga de actividad deportiva se reduce, especialmente en el último curso, en el que el alumnado tiene que aprobar un practicum, doce créditos que suponen 80 horas de intervención en algunos de los cuatro grandes ámbitos a los que se orienta la carrera. La facultad tiene en vigor más de cien convenios con instituciones públicas y privadas y en función de la especialización se asigna el alumnado, que asume así un rol profesional, aunque siempre bajo la asesoría de un tutor de prácticas.

«Esto no es solo poner a los niños a correr»

T. M.

Desde los 12 años, Jéssica Rial (A Pobra do Caramiñal, 1993) practica atletismo de competición. Fue su entrenador el que le recomendó que estudiase Ciencias da Actividade Física e do Deporte en la Universidade da Coruña. Hoy, una vez graduada, está en etapa de tesis.

-¿Cómo se toma la decisión de empezar el doctorado?

-Tenía claro que me gustaba mucho la docencia, pero no tenía claro si me gustaría trabajar en un instituto, prefería la opción de seguir investigando y dar clase. Y eso me lo da ser personal docente e investigador de la universidad.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Pioneros en la educación física