«Asumo íntegramente la responsabilidad aunque el primer sorprendido he sido yo»

Alberto Sucasas, director del grupo de trabajo de Filosofía de la selectividad, presentará su dimisión ante la CIUG

Alberto Sucasas
Alberto Sucasas

Redacción / La Voz

Alberto Sucasas, director del grupo de trabajo de Filosofía en la selectividad, ha anunciado que pondrá su puesto a disposición de la CIUG, el organismo que organiza y corrige los exámenes.

Sucasas, un profesor universitario con amplia experiencia, filósofo de prestigio (tiene el premio de ensayo Miguel de Unamuno) y director del grupo de trabajo de la materia desde hace cinco años, no escapa a su responsabilidad: «Asumo íntegramente la responsabilidad, aunque el primer sorprendido he sido yo. También quiero pedir perdón a los alumnos, a las familias y a los profesores por la inquietud generada, así como a los profesores que han tenido que alargar su tiempo en esta selectividad. También pido disculpas a las instituciones a las que pertenezco, tanto a la CIUG como la UDC, y por supuesto voy a poner mi cargo a disposición de la CIUG».

Lo que Alberto Sucasas no ha podido explicar es cómo ha podido ocurrir algo así. «Siento una enorme perplejidad. Tengo que haber sido yo el que hizo esos exámenes, pero no entiendo lo que paso». Sucasas comenta que el grupo de trabajo de Filosofía, formado por ocho personas, se reúne desde principios de curso varias veces y entre todos diseñan la prueba. Pero solo es el director del grupo el responsable de la misma: «Yo mismo escribo los exámenes en mi ordenador. Siempre me he sido muy meticuloso, y cuando hago los exámenes espero diez días a releerlos, para tener tiempo suficiente. Es después cuando los envío y después los borro de mi ordenador». Lo hace, dice, para quedar libre de preocupaciones pero «hoy me arrepiento, porque no puedo comprobarlos». Este proceso se llevó a cabo hace tres o cuatro meses. El paso del tiempo hace más difícil entender qué ocurrió: «No tengo la conciencia de haber cometido este desliz -las dos opciones estaban mezcladas, y no solo en un examen, sino en los dos que se pusieron hoy- pero las pruebas dicen que sí, así que lo tengo que asumir, no es una responsabilidad colectiva».

Sucasas descarta un problema informático: «Ahora no hay duendes de la imprenta y no puede ser un problema informático porque eso ocurriría, no sé, si se repite la misma pregunta o falta una cuestión, pero esto es otra cosa».

Sobre el futuro, el profesor de la UDC presentará la dimisión enseguida, aunque cree que tal vez pueda abandonar el cargo antes del examen extraordinario por la falta de tiempo, ya que es en julio. Si para entonces sigue todavía al frente del grupo, se rehará todo, aunque ahora mismo no se sabe si tienen el mismo problema que los de junio: «Tendré que poner los exámenes de nuevo».

Caos en selectividad con el examen de Filosofía: 2.900 alumnos tienen que repetirlo por la tarde

Tamara Montero / Begoña R. Sotelino

Ninguno de los seis exámenes de Filosofía estaba bien planteado y la comisión tuvo que elaborar otro para poder hacer la prueba a las cuatro

Los nervios no solo afectan a los alumnos que están pasando las pruebas de acceso a la universidad. En el tercer y último día de los exámenes en Galicia y se han complicado las cosas. El segundo examen de la jornada era el de Filosofía. Ese examen ha quedado anulado y 2.900 alumnos fueron convocados a las cuatro de la tarde para realizar de nuevo la prueba. ¿El problema? Que ninguno de los dos ejercicios (el titular y el de reserva) cumplía con los criterios de estructura que se habían establecido. El planteamiento del examen había sido incorrecto. En Filosofía la opción A siempre se destina a seis temas concretos y la opción B a otros seis. En este caso, cayeron Hume y Aristóteles, y ambos están en la opción B.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

«Asumo íntegramente la responsabilidad aunque el primer sorprendido he sido yo»