Los coruñeses de menos de 40 años optan por el alquiler, lastrado por la falta de oferta

Los expertos recomiendan a las personas con pisos en venta arrendarlos durante unos años


A Coruña / La VOz

Cada vez es más difícil alquilar una vivienda en A Coruña. Los precios han subido y la oferta ha menguado. Da igual el barrio y el poder adquisitivo del demandante, las inmobiliarias tienen serios problemas para saciar sus pretensiones de inmediato. Según los expertos consultados, existen varios factores que son claves para entender esto, como la crisis, la revalorización de ciertas zonas o la insistencia en vender.

Precios al alza

Recomendable alquilar. María José Pena, gerente de Fogar Servicios Inmobiliarios, afirma que «subieron los precios de los alquileres porque también están al alza los de las ventas». Ese aumento no ha evitado que en A Coruña haya pocos pisos para arrendar, según afirman los expertos. «Hay escasez de inmuebles y una sobredemanda espectacular», señala Álvaro Argüelles, de la inmobiliaria Engel and Volkers. Por su parte, Jesús Pazos, presidente de la Asociación de Profesionales Inmobiliarios del Noroeste -que opera en toda la provincia-, incide en que «es un buen momento para poner en alquiler una vivienda». «Recomendaría a los propietarios que venden esperar un par de años y aprovechar para alquilar sus casas. En ese tiempo el precio subirá aún más y la gente tendrá más poder adquisitivo», explica. Tanto Pazo como Argüelles abogan por una intervención de la Administración que instaure «beneficios fiscales» para aquellas personas que alquilen sus pisos.

  

La crisis

Cambio en la cultura. «Existe una disfunción en el mercado. Ahora, tras la crisis, no es posible comprar al ritmo que se llevaba antes. Existe, por tanto, cierto desfase en ese sentido», explica Jesús Pazos. También menciona la crisis Álvaro Argüelles, que afirma que «España siempre ha sido un país en el que se compraba, era una cultura que comenzaba desde una edad temprana».

  

Perfil del inquilino

Menor de 40 años. Desde jóvenes estudiantes a treintañeros que trabajan. Hay diferentes perfiles de inquilinos en la ciudad. Según los expertos consultados, las personas que alquilan piso no superan, salvo en escasas ocasiones, los 40 años de edad. Hay dos tipos de arrendadores: los que comparten apartamento -bien sea con amigos o pareja- o los que viven solos.

 Hasta los 30 años lo habitual es encontrar viviendas con más de un inquilino, que comparte los gastos del alquiler y de los servicios con otras personas. Son, normalmente, «estudiantes o trabajadores sin contrato fijo» o con salario medio-bajo. Suelen buscar vivienda en barrios como Os Mallos, Cuatro Caminos, A Gaiteira u Os Castros, donde el precio del alquiler es más asumible que en el centro coruñés.

Las personas con una situación laboral estable, que en muchos casos superan los 30 años, suelen vivir solos, o con su pareja sentimental. El abanico de barrios en los que buscan vivienda se extiende a la zona de San Andrés, Monte Alto o Ciudad Vieja. Los alquileres son más caros.

El coste por barrios

Desde 4 a 10 euros el metro cuadrado. El precio de los alquileres es muy variado en la ciudad y oscila entre los 4 euros por metro cuadrado que puede costar vivir en Novo Mesoiro -con escasa oferta- u Os Mallos, con los 9 que se llegan a pagar en el barrio de Monte Alto. «Hay zonas como Cuatro Caminos que se han revalorizado mucho, donde podemos a encontrar pisos de 100 metros a 600 euros, lo que es un buen precio. También hay mucha diferencia entre Os Mallos y la zona de Vioño, que puede llegar a los 550 euros por 60 metros cuadrados», afirma Jesús Pazos.

 Según el IGE (Instituto Galego de Estatística), el precio medio de una vivienda de alquiler en la provincia coruñesa se ha estabilizado sobre los 300 euros desde el 2013, habiendo un 12,3 % de hogares de estas características.

Estado de los inmuebles

Clave para tener opciones. María José Pena alerta de que muchos pisos en alquiler tienen «problemas por su estado». Se trata, según la agente inmobiliaria, de una de las características más importantes a la hora de arrendar un inmueble. «Siempre que un cliente acude a nosotros y vemos que tiene el piso mal, le recomendamos que le dé un lavado de cara antes de tratar de alquilarlo. Solo necesitan una tarde para tirar los muebles defectuosos y comprar otros, y en 24 horas ya tienen inquilinos», afirma Pena.

 Según los expertos, en la Ciudad Vieja y Monte Alto es donde más proliferan las reformas de viviendas antiguas, ya que «son zonas muy demandadas por su localización y ambiente». También son los barrios donde más caro es alquilar una vivienda. El precio del metro cuadrado se puede ir hasta los 9 euros. «En Monte Alto tenemos una vivienda de 2 dormitorios, sin garaje, por 550 euros. Es un precio bastante razonable», cuenta María José Pena.

El «efecto Inditex» hace que escaseen los apartamentos en el centro y la Ciudad Vieja

Álvaro Argüelles cree que una de las razones que explican la extendida tendencia a alquilar y la escasez de apartamentos en el centro coruñés es la presencia de grandes empresas en la ciudad, que «permiten que gente joven, con un poder adquisitivo alto, se decante por arrendar un piso en esas zonas mientras trabajan en A Coruña».

Esta demanda se encuentra en las zonas con el precio por metro cuadrado para alquiler de viviendas más alto de la ciudad. Un piso en la zona de Juan Flórez, plaza de Vigo o San Andrés puede llegar a pagarse a 8 o 9 euros. También están muy demandadas viviendas en Monte Alto, donde se han revalorizado mucho los inmuebles, aunque hay algunos en «mal estado».

«Se trata de un perfil de gente joven, que antes de la crisis hubiese comprado, pero ahora se decanta por alquilar. Aquí tenemos la suerte de tener una serie de empresas con un volumen de empleados jóvenes que pueden permitirse el alquiler. Es algo así como el ‘efecto Inditex’», afirma Argüelles, que cree que la tendencia entre este sector social será el de «seguir alquilando», al menos hasta que superen los 40 años.

Menor tirón estudiantil

Esta misma semana comenzaron las clases en el campus de Elviña, donde unos 19.000 alumnos se matricularán -todavía faltan los que aprueben las pruebas de selectividad de septiembre- en los diferentes grados ofertados. Esa llegada masiva de jóvenes estudiantes ha supuesto un incentivo añadido en el alquiler de pisos con varias habitaciones, ya que la amplia mayoría comparte vivienda y gastos con compañeros y otros alumnos de la UDC.

Sin embargo, tal y como indica Jesús Pazos, en A Coruña «no existe el mismo efecto y la gran cultura estudiantil que podemos ver en Santiago». En Compostela hay más pisos en alquiler y una mayor demanda de este sector. «No solo en ese sentido es más difícil encontrar piso en A Coruña que en Santiago, pero es uno de los factores principales», afirma Pazos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Los coruñeses de menos de 40 años optan por el alquiler, lastrado por la falta de oferta