Vedra, en el mapa de los mejores productores de miel del mundo

Patricia Calveiro Iglesias
P. Calveiro SANTIAGO / LA VOZ

VEDRA

El apicultor Rubén González Novoa, recogiendo un enjambre en Sarandón (Vedra).
El apicultor Rubén González Novoa, recogiendo un enjambre en Sarandón (Vedra).

Los hermanos José y Rubén González, con colmenas en Sarandón y Forcarei, ganan en los London Honey Awards la plata con su nueva multifloral, Berce

13 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En medio de la pandemia, han nacido proyectos que apuntaban alto y han salido airosos. Un ejemplo de éxito es el de Berce, la apuesta de dos hermanos de Vedra dedicados a la apicultura desde hace más de tres lustros. Su nueva miel multifloral ya consiguió a finales del año pasado el aplauso de los paladares más entendidos y exigentes a nivel autonómico. Ahora, además de ese premio en el Concurso de Meles 5 Estrelas de la asociación Galega de Apicultura (AGA), ha despuntado a nivel internacional en uno de los certámenes más importantes para el sector. José y Rubén González Novoa, con colmenas entre Sarandón (Vedra) y Forcarei, se han ganado figurar en el mapa de los mejores productores de miel del mundo tras obtener en los London Honey Awards una plata con su milflores 100 % natural.

«Para nosotros es un gran reconocimiento a nuestro producto y el buen trabajo realizado», dicen los hermanos, quienes están vinculados desde su más tierna infancia a la apicultura, ya que en casa de sus abuelos había colmenas y allí empezó su relación con las abejas. El mayor, José, asegura que es para ellos «un orgullo» situar a los dos concellos en los que trabajan, en el corazón de Galicia, y en la lista de los lugares del planeta de los que salen las mejores mieles. «Los London Honey Awards son unos prestigiosos premios en los que cada año reconocen a las mejores mieles, productores, apicultores y distribuidores que fomentan y promueven el consumo de este producto de calidad», destacan Rubén y José, quienes han sabido adaptar esa apicultura tradicional que realizaban sus abuelos a los nuevos avances para optimizar los procesos sin perder el rigor y excelencia en la producción.