La cronología del vertido que pone en riesgo al Tambre

Olimpio Pelayo Arca Camba
O. P. SANTIAGO / LA VOZ

TRAZO

Sandra Alonso

Técnicos de Augas de Galicia acudieron a Trazo el jueves a las 21.10 horas, tras recibir una alerta desde el 112

15 sep 2021 . Actualizado a las 23:18 h.

Desde hace cinco días, las analíticas se multiplican en las aguas del Tambre para garantizar que sus parámetros permiten funcionar el bombeo del que se abastecen Santiago y O Milladoiro (Ames), y aguas abajo el que Ames tiene en Lens, cerca de Ponte Maceira, para abastecer al área de Bertamiráns y al Concello de Brión. Son las consecuencias del vertido de 200.000 litros de purín de una ganadería de Vilar, en Trazo.

¿Cuándo conoció Augas de Galicia la existencia del vertido?

Fue en la tarde del pasado jueves, a través de una alerta desde el 112. Personal técnico del plan de control de vertidos de Augas de Galicia se desplazó hasta el lugar del vertido a las 21.10 horas del jueves, actuando desde el primer momento para intentar atajar en origen el impacto de la situación. En la noche de ese día se habilitó una zanja para comenzar a frenar el vertido. Las medidas preventivas incluyeron nuevas zanjas y barreras de contención, que se intensificaron ante la previsión de lluvias. El objetivo fue evitar el arrastre del material líquido que aún permanecía en las inmediaciones de la granja y retirar los restos de purín sólido almacenados en los márgenes del regato Portaferreiros, con la finalidad de que no se produjeran nuevas alteraciones en las aguas del río Tambre. Los resultados de las analíticas muestran que las medidas fueron efectivas.

¿Cuánto tiempo estuvo manando purín la balsa de la granja?

Es una de las preguntas clave en las diligencias que están instruyendo tanto Policía Autonómica como Guardia Civil, que serán determinantes en el expediente sancionador que tramita Augas de Galicia. La investigación deberá esclarecer el tiempo transcurrido desde la apertura de la compuerta inferior de la balsa hasta que se dio la alerta y pudo comenzar a actuarse en la detención del vertido. Porque la Xunta habló de un elevado volumen: 200.000 litros. A qué se debió esa apertura de la balsa es la piedra angular del caso. El ganadero al frente de la explotación donde se originó el vertido, que inicialmente atribuyó a un sabotaje, prestó ya declaración.