Barreras de contención en Trazo para evitar que llegue más purín al Tambre

o. p. aRCA / r. mARTÍNEZ SANTIAGO / LA VOZ

TRAZO

Sandra Alonso

Retiran el material solidificado del entorno de la granja causante del vertido

14 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Vilar, en Campo (Trazo) dista varios kilómetros del lugar de Vilouchada donde el regato Portaferreiros entrega sus aguas al Tambre. «O venres baixaba máis purín que auga», comenta un lugareño. Esa zona vive en los últimos días un constante trajín de toma de muestras, que según Medio Ambiente indican que la situación ha mejorado notablemente: «Desde o pasado sábado os niveis de osíxeno e condutividade nas augas do río Tambre, que se viron afectados polo vertido, recuperan a normalidade e atópanse estabilizados».

Arriba, en el entorno de la granja de Vilar donde se originó el vertido el jueves al anochecer, la actividad era ayer frenética: «O obxectivo é salvar o río», comentaba la alcaldesa de Trazo, Fina Suárez. Para ello, el maizal situado a la salida de las balsas de donde se vertió el purín, que estaba a la espera de ser ensilado para utilizar como forraje para las 200 vacas de esta explotación puntera, se taló ayer para retener el máximo volumen de purín y evitar que llegue al regato. Varias barreras tratan de frenar escorrentías hacia el Portaferreiros, con zanjas de contención de 150 metros lineales: en el fondo, 20 centímetros de sepiolita, mineral empleado por su gran capacidad de absorción del material contaminante; justo encima, pacas de paja para evitar más filtraciones de purín.

La actuación se completa en el cauce del regato con varias balsas de retención con grava, que se drenan para retirar el material sólido que aún se acumula en los márgenes del cauce. Suárez indicó que se llevará a una planta de tratamiento de excedentes de purines en la provincia de Lugo.