Ramón Fandiño: «Facía falta un parón así no río e permitiu recuperar troita pequena»

El presidente de la sociedad de caza y pesca La Venatoria habla del inicio de la actividad y critica que la Administración «non contase con nós»


Santiago / La Voz

Ramón Fandiño Salgado lleva el río en la sangre. Ya con 5 años consiguió sus primeras capturas y hoy es presidente de la sociedad de caza y pesca La Venatoria. Con 105 socios, estos tuvieron esta semana la oportunidad de reanudar la actividad tras el parón forzado impuesto por el estado de alarma.

«A xente tiña unhas ganas horribles de volver pescar. En certa forma, axudou a recuperar a ilusión», dice Fandiño, quien desde la sede de La Venatoria en O Hórreo atendió en los últimos días un aluvión de llamadas, así como a los socios que acudieron presencialmente con la intención de lanzar la caña en el Tambre. Explica el presidente que en su coto, de 19 kilómetros entre Santiago y Trazo, el cupo es de 17 personas (30 en festivos y fines de semana). Y, en las primeras jornadas, se cubrió al completo.

Sobre los inconvenientes que supuso el covid-19 y el estado de alarma, cuenta que hasta ahora, los socios de otros concellos -como Boqueixón, Vedra, Santa Comba, Teo e incluso A Coruña- que no tenían tarjeta federativa «non podían vir pescar». Y lamenta, sobre todo, la falta de comunicación por parte de las Administraciones. Critica que «non se contase con nós» ni hubiera un consenso provincial sobre cómo reanudar la actividad. Considera que, teniendo en cuenta que los pescadores de río son los primeros interesados en mantener las distancias para conseguir capturas y la extensión media de los cotos de caza en Galicia, «non tiña sentido que falaran de risco de contaxio».

Destaca, no obstante, que no hay mal que por bien no venga y asegura que «facía falta un parón así no río e permitiu recuperar troita pequena», un bien que escaseaba cada vez más, apunta. En el coto de Chaián, el cupo máximo por día es de cuatro truchas, indica, «e un bo pescador cólleas en media hora. Pero o tamaño mínimo ten que ser de 21 centímetros», recuerda, al tiempo que confirma que «xa houbo algún que foi pola tarde o colleu a cota enteira, e peixes bos, incluso dun quilo». Fandiño pone en valor este buen comienzo de la temporada, especialmente tras la drástica caída de capturas que hubo en los últimos años: «Chegamos a coller máis de 100 quilos e no último ano non foron nin 7».

La pesca fluvial debería haberse reanudado en marzo y este pequeño margen sobrevenido para la repoblación fluvial, unido a que no se han registrado vertidos en los últimos meses, «notouse» a pie de río, señala. «A sorte no Tambre é que leva moita auga. No verán é un desastre, pero de momento non houbo ningunha mortaldade provocada polas decantacións que van ao río. Todo inflúe, dende empresas do polígono do Tambre e mesmo de Sigüeiro ata as minas da contorna».

Para Fandiño, lo ideal habría sido aprovechar la coyuntura y permitir la pesca fluvial, pero sin muerte, en determinados días a nivel autonómico: «Mellor repoboación ca esa non a había en toda a historia, e este ano tivérono moi fácil, falando coas sociedades e chegando a un consenso».

La Festa do Escalo, en el aire

Fandiño, que lleva implicado prácticamente desde el inicio en la Festa do Escalo -que coincide con el Apóstolo y cumplió el año pasado su 45.ª edición-, avanza que la cita «está no aire». Señala que, por el momento, se cancelaron las actuaciones ya contratadas y tanto La Venatoria como el Concello de Santiago (organizan conjuntamente la fiesta) están a expensas de cómo evolucionen los acontecimientos y la situación sanitaria.

La campaña de caza, comenta, «está máis fastidiada». Según le consta a Fandiño, «hai algo de peste e atopamos coellos mortos nos carreiros». «Tiña que ter empezado xa o adestramento dos cans e as batidas do raposo e do xabaril. Agora vén o millo e todo isto vai ser un desastre para os agricultores e gandeiros», vaticina el presidente de la sociedad de caza y pesca La Venatoria.

La Venatoria. Entidad deportiva sin ánimo de lucro fundada en 1932. Llegó a administrar la caza en seis concellos (Santiago, Oroso, O Pino, Val do Dubra, Boqueixón y Trazo) y gestiona el coto de pesca de Chaián desde los 70. Implicados en la organización de la Festa do Escalo, su campeonato de ciprínidos se remonta a 1974. Hasta inicios de los años 90, alcanzaron una media de 1.500 socios.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ramón Fandiño: «Facía falta un parón así no río e permitiu recuperar troita pequena»