Desalojan un furancho en Touro que atendía a plena actividad dos horas después del límite horario

Xurxo Melchor
Xurxo Melchor SANTIAGO DE COMPOSTELA

TOURO

Uno de los controles de la Guardia Civil para hacer cumplir las restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus
Uno de los controles de la Guardia Civil para hacer cumplir las restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus XOAN A. SOLER

La Guardia Civil logró identificar a diez de las más de quince personas que huyeron del local, en el que incluso había menores

03 dic 2020 . Actualizado a las 20:47 h.

Tras recibir el aviso de que un furancho de Touro estaba abierto al público más allá de las 23 horas, que es el límite máximo establecido por las restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus, agentes de la Guardia Civil de los puestos de Arca, Boimorto y de la compañía de Santiago acudieron el pasado domingo al local y comprobaron que estaba abierto a las 00.50 horas y que atendía a plena actividad, con más de quince clientes, de los que pudieron identificar a diez. Algunos de ellos eran menores de edad.

Cuando llegaron al furancho, los guardias ya comprobaron que en el exterior del local estaban estacionados cinco vehículos y que había ruido en el interior. El portalón de hierro de la entrada principal estaba cerrado y en la finca había perros sueltos, por lo que los agentes decidieron rodear la finca y fue cuando comprobaron que muchos de los clientes estaban huyendo por la puerta trasera. Al menos una pareja escapó atravesando una finca de labradío cercana y haciendo caso omiso de las indicaciones de los miembros de los guardias, que los vieron perderse en la oscuridad.

Una vez inspeccionado el local, comprobaron que había ceniceros con colillas y un fuerte olor a tabaco, prueba de que también se había incumplido la normativa que impide el consumo de esta sustancia en locales públicos. Además, algunas de las personas identificadas no llevaban puesta la mascarilla de seguridad.

La Guardia Civil saldó el operativo con siete denuncias administrativas por varias causas, entre ellas incumplir el toque de queda impuesto entre las 23 y las 6 horas y superar el límite máximo de personas que pueden reunirse, tanto convivientes como no convivientes.