La salida de Touro de la A-54 se deshace

Los usuarios del enlace entre la autovía y la N-547, entre ellos alumnos y profesores del colegio tourense, se juegan la vida en un vial cuyo asfalto se está desintegrando


santiago / la voz

La salida de la A-54 en dirección a Touro se hace por un sombrío vial que atraviesa eucaliptales y que está, literalmente, desapareciendo sin que ninguna administración lo remedie. La carretera es propiedad del Concello de O Pino, pero su gobierno local alega que debe ser Fomento quien la repare porque se deterioró durante las obras de construcción de la autovía que unirá -cuando esté completa- Santiago con Lugo. Los unos por los otros, la calzada está literalmente desapareciendo, lo que supone un peligro para sus usuarios, que son muchos. Entre ellos, buena parte de los profesores del colegio tourense, que lo usan para ir cada día a su trabajo, y también los alumnos, porque es zona de paso de los autobuses cuando salen a hacer visitas o actividades extraescolares.

A ese paso ocasional de buses se le suma uno más constante y exigente, como es el de los camiones que hacen este recorrido. Muchos en dirección a la mina de Touro. Así que los turismos que salen de la A-54 en dirección a Touro tienen que transitar por este vial que no es que ya no tenga cunetas, es que buena parte del asfalto de los laterales ha desaparecido hasta el punto de que dos coches que se cruzan tienen que decelerar y orillarse para poder pasar.

«Llevamos tiempo advirtiendo del problema y ni el Concello de O Pino ni Fomento hacen nada. Esta semana hubo un accidente y hemos dicho basta, queremos que se haga algo y rápido porque el vial es intransitable y queda mucho invierno aún», advierte uno de los profesores del colegio de Touro que cada día tiene que utilizar esta carretera que más bien parece una pista forestal y en mal estado.

El vial tiene tan solo 1,1 kilómetros de largo desde la rotonda de salida de la A-54 hasta conectar con la carretera N-547. Hay tramos en los que ha desaparecido más de un metro de pavimento. La estrechez de la calzada, el pésimo estado del firme y la pronunciada pendiente que se ha formado en sus cunetas al deshacerse el asfalto convierten el recorrido en tan breve como peligroso. En modo alguno, digno de ser la salida de una autovía recientemente inaugurada.

El riesgo es aún mayor los días de lluvia. «Los camiones, al echarse hacia las cunetas, que están llenas de barro y sin asfalto, pueden perder el control y venirse contra ti», se queja un usuario del vial.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La salida de Touro de la A-54 se deshace