La biblioteca, el latido de un colegio

Los centros escolares Fonte Díaz de Touro y Pepe de Xan Baña de Santa Comba han convertido un espacio de consulta en un corazón que implica a toda la comunidad


santiago / la voz

«Son parte da biblioteca e funciona case exclusivamente grazas a eles». Hace cuatro años, la biblioteca del CPI Fonte Díaz de Touro no era apenas nada. Una idea, una habitación y un montón de libros. Hoy es la columna vertebral de un centro que se vuelca cada vez más con su biblioteca, que ha ido creciendo a la par que el voluntariado que la sostiene y que empezó con un grupo de «50 magníficos» implicados con un proyecto. Lo explica al otro lado de la línea telefónica Carmen Forján, que todavía recuerda cómo empezaron pintando las paredes ellas mismas y expurgando los libros obsoletos o en mal estado que permanecían guardados en la barriga de lo que es hoy un bellísimo proyecto. Este año, 72 estudiantes del colegio son voluntarios en una biblioteca que va con ellos. Que los ha ayudado a crecer mientras la hacen crecer a ella.

«Temos algún voluntarios que tiña as súas dificultades, que van a clase de apoio e que están apuntados para ir ler a Infantil. E melloran, melloran as súas capacidades e fan medrar a biblioteca», explica esta profesora, que la semana pasada estuvo en Santiago explicando un proyecto de biblioteca en el que el voluntariado se divide en dos equipos: uno de ellos se encarga de poner la biblioteca en marcha cada mañana, llevando el periódico, encendiendo los ordenadores... Mientras que otro se encarga de la decoración. Este curso, participan voluntarios desde quinto de primaria hasta el último curso de la ESO. «Para isto, aínda que non estean no equipo, sempre preguntan se poden botar unha man», explica la profesora. Como por ejemplo, para la decoración de la conmemoración del 8 de marzo.

Y no solo celebran fechas concretas. Cada año, eligen un proyecto. Hace dos, estuvo dedicado a Isaac Díaz Pardo, con lo que hubo actividades a lo largo de todo el curso. El 2018 fue el año de los sentidos y este, el de las mujeres. Tienen por ejemplo un gran rosco de mujeres ganadoras del premio Nobel de la Paz, y las familias se han implicado este año en la celebración del aniversario del nacimiento de Rosalía de Castro, con la grabación de fragmentos de sus poemas.

Si en el CPI Fonte Díaz de Touro la biblioteca es la columna vertebral, en el CEIP Pepe de Xan Baña de Santa Comba la biblioteca se ha convertido en el corazón del colegio. Siguiendo esa tendencia que supera la definición clásica de biblioteca como «espazo de consulta, que era o que eran ata agora» el centro xalleiro tiene ahora un «espazos de encontro para promover a creación». Lo explica la profesora Alicia Nimo, que recuerda aquel comienzo en el año 2016 dentro del proyecto Escornabots, de hardware libre y modificable. «No noso centro, dende o principio temos claro que esa era unha ferramenta máis que queriamos incluír nunha especie de recanto creativo no que tamén fagamos iniciación á programación con Scratch, por exemplo, ou outro tipo de dinámicas de iniciación á construción...». El segundo año, llegó la impresión 3D y a través de un programa libre, el alumnado empieza a diseñar sus piezas, con todo lo que ello tiene de contenido matemático «con contido xeométrico, de transporte de medidas...».

Ese mismo año, también empezaron a participar en el programa de radio en la biblioteca, que le permitió adquirir el equipamiento para montar una radio escolar.

Se quedó pequeña

Y entonces, llegó el gran proyecto. Porque el recanto maker ya había supuesto un esfuerzo de organización y la radio escolar les obligó a plantearse iniciar una escalada y trasladar la biblioteca a un espacio mucho más grande.

Así que el edificio anexo, que era el aulario de infantil, es hoy una gran biblioteca. «Planificamos en función dos espazos que queriamos que tivese», aclara Alicia Nimo. Las obras se llevaron a cabo durante los meses de verano y hoy, la biblioteca del Pepe de Xan Baña cuenta con un estudio de radio -que tiene zona de control y estudio-; una zona de lectura relajada, conformada como un salón; un recanto maker, en el que hay integrada una mesa de Lego, otra de robótica y otros lenguajes, la impresora 3D y los libros que tienen que ver con ciencias aplicadas y artes; un espacio de trabajo más formal, en el que están todas las fuentes de consulta y en la que se integran los ordenadores como una fuente de consulta más; una fonoteca, en la que están todos los libros de música, los reproductores y los discos; un espacio de gestión más amplio, y un cuarto de baño que además tiene una pequeña zona de camerino para que el alumnado pueda caracterizarse para las sesiones de dramatización de cuentos que realizan.

El CPI Fonte Díaz ha implicado a mas de 70 personas voluntarias en su proyecto

El CEIP Pepe de Xan Baña tiene un estudio de radio y un rincón para la creatividad

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La biblioteca, el latido de un colegio