Los médicos de familia apenas pueden pedir pruebas para sus pacientes

La gerencia ha comenzado a ampliar la cartera de servicios para paliar esta carencia


Santiago / la voz

Radiología simple, analítica, ecografía abdominal con una lista de espera que la hace prácticamente ineficiente, o estudios cuando existe una sospecha de cáncer a través del sistema de vías rápidas. Son prácticamente las únicas pruebas que el médico de atención primaria puede solicitar directamente para sus pacientes en el área sanitaria de Santiago, en un claro agravio comparativo con otras gerencias del Sergas. Los facultativos de los centros de salud lamentan esta situación que provoca un aumento de las listas de espera, y de la que es plenamente consciente la EOXI de Compostela.

De hecho, y sabiendo que es una vieja reivindicación de los profesionales, la gerencia se ha puesto manos a la obra para ampliar la cartera de servicios de los médicos. Este año se ha habilitado la posibilidad de pedir una electromiografía si existe una sospecha de síndrome de túnel carpiano. También, en este mismo mes, se ha incorporado la petición directa de TAC craneal cuando hay síntomas de cefaleas; resonancias para diagnosticar patología traumática de rodilla y para evaluar la zona lumbar; y densitometrías.

La capacidad de resolución de la atención primaria está directamente relacionada con la disminución de las listas de espera en las consultas hospitalarias. Porque en estos momentos, al no tener acceso a muchas pruebas, los médicos de familia, si tienen sospecha de alguna enfermedad, no pueden confirmarla con el estudio pertinente, sino que tienen que derivar al enfermo al especialista, «con lo cual se generan dos listas de espera, la del especialista y posteriormente la de la prueba diagnóstica», explica Jesús Sueiro, el presidente de la Asociación Galega de Medicina Familiar e Comunitaria (Agamfec), quien añade un dato aún más paradójico, «ya que a veces somos nosotros los que damos los resultados».

Sueiro asegura que los médicos de familia del área de Santiago son los que menos acceso a pruebas tienen de Galicia, algo incoherente en un mismo servicio de salud. El propio Sergas es consciente de la situación porque los facultativos llevan años demandando acceso a más pruebas y que estas sean homogéneas en todas las áreas. En un encuentro con responsables sanitarios la Consellería aportó un cuadro en el que se recogía la cartera de servicios a la que tenían acceso los médicos de cabecera por gerencia en el 2015. Y las diferencias eran llamativas. En A Coruña y Ferrol, por ejemplo, el acceso era casi total: TAC, resonancias, ecografías, endoscopias... Lugo y Ourense ampliaron el número en el 2015, mientras que Vigo y Pontevedra tenían menos capacidad de resolución. Santiago estaba claramente a la cola. «Se trata de una situación absurda -lamenta Sueiro- todos debemos tener las mismas herramientas de trabajo porque estamos en el mismo servicio de salud», explica.

Un procedimiento más sencillo

Además de ampliar la cartera, la EOXI de Santiago está trabajando en un nuevo programa llamado gestor de peticiones electrónico para facilitar el acceso a las pruebas. Desde febrero se está pilotando en algunas como la radiología y se probó en los centros de salud de Fontiñas y Vite, Teo, Galeras, Pino-Touro, Vedra-Boqueixón, Bertamiráns, Padrón y Valga. Este nuevo modelo irá sustituyendo a la sistemática actual, en la que se solicitan las pruebas a través de e-consulta, vía rápida o cita directa.

Esta escasa autonomía genera dos listas de espera, la del especialista y la de la prueba

El CHUS también trabaja para que sea más sencillo el programa de peticiones

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Los médicos de familia apenas pueden pedir pruebas para sus pacientes